La misa de cofrades cierra los actos

Cal pidió compromiso para mejorar la sociedad a la virgen de Os Remedios

El teniente de alcalde de Viveiro apeló a los representantes públicos en la tradicional ofrenda ► El obispo habló de esperanza para superar las dificultades y citó el esfuerzo, la alegría y la solidaridad como base para un mundo mejor
Cal (derecha) y el obispo, durante la ofrenda
photo_camera Cal (derecha) y el obispo, durante la ofrenda

El teniente de alcalde de Viveiro, Jesús Fernández Cal, fue el encargado este año de realizar la tradicional ofrenda de los municipios que fueron cabeza de partido judicial de la diócesis Mondoñedo-Ferrol a la virgen de Os Remedios en el santuario mindoniense. En su discurso, Cal solicitó a la Virgen "o compromiso do ser humano para mellorar esta sociedade". 

Cal, que hizo la ofrenda en sustitución de la alcaldesa, María Loureiro, que está de baja por maternidad, retrató "tempos convulsos e difíciles", caracterizados por la pérdida de valores y el individualismo. Frente a ello, pidió que los representantes públicos pongan los medios para crear un futuro de esperanza para los jóvenes, para terminar con la injusticia social y la pobreza, para garantizar que cada ciudadano pueda disfrutar una vida digna y para acabar con la corrupción, así como que sean ejemplo de honradez y honestidad. 

Tampoco se olvidó, en esta ofrenda, de la situación de los refugiados: "Miles de persoas deixan a súa terra pasando dificultades e penurias, mentres os dirixentes de países garantes da democracia miran de forma vergoñenta e indigna cara outro lado".

"La Virgen nos ayudará a la transformación de este mundo", Luis Ángel de las Heras

A nivel local, Cal solicitó la intervención de la Virgen para que se mejoren las infraestructuras, para que se garantice la permanencia de las industrias existentes y se incremente su número para evitar el desempleo y la despoblación, que se termine la lacra de los incendios y que se garanticen los derechos de los trabajadores del mar y del campo, que afrontan "gravísimas dificultades". 

Por su parte, el obispo de la diócesis, Luis Ángel de las Heras, tras felicitar a la alcaldesa por su maternidad, apeló a la esperanza para hacer frente al mundo descrito por el oferente. "Estoy seguro que la Virgen lo acogió con cariño y esperanza", dijo. 

De las Heras, afirmó que para afrontar estos tiempos es necesaria la colaboración de todos e hizo referencia a tres ingredientes que son la "raíz de la fe cristiana": el esfuerzo, la alegría y la solidaridad. "A veces queremos que todo se nos de hecho, pero cabe el esfuerzo por parte de cada uno de nosotros", afirmó y añadió que la alegría es necesaria porque la tristeza, "nos paraliza para solucionar los problemas". Dijo además que la solidaridad se hace necesaria "porque nos necesitamos unos a otros". "La Virgen nos ayudará a la transformación de este mundo", finalizó el obispo y animó a trabajar "con alegría y esperanza".  

Tras la misa, a la que asistieron la alcaldesa mindoniense, Elena Candia y los conselleiros Francisco Conde y Jesús Vázquez Almuiña, entre otras autoridades, la procesión rodeó la alameda.

Comentarios