lunes. 29.11.2021 |
El tiempo
lunes. 29.11.2021
El tiempo

Bióloga con ADN vilalbés

María Regueiro, en el laboratorio en el que trabaja en Miami
María Regueiro, en el laboratorio en el que trabaja en Miami
María Regueiro, investigadora en la University of Miami, lleva una década en Estados Unidos, a donde voló para hacerse un nombre dentro de importantes laboratorios. Sus raíces están en la capital chairega, lugar al que sueña con "volver algún día"

Vinculada a la investigación microbiológica, celular y genética desde hace años, sus raíces vilalbesas siguen pesando en el tiempo y la distancia. La doctora en Biología María Regueiro ha logrado hacerse un nombre al otro lado del charco, gracias a su esfuerzo y dedicación de laboratorio en laboratorio y de universidad en universidad, mientras sueña cada día "con poder volver a Galicia".

"Mi abuela materna nació en Vilalba. Mis padres emigraron a París en los años 60 y regresaron a Ferrol en los 70, donde nací yo", relata la bióloga, que lleva más de una década en Florida, a donde llegó después de terminar sus estudios en la Universidade de Santiago de Compostela, y donde le ofrecieron un puesto –como Research Assistant Professor en el departamento de Molecular and Human Genetics, en el College of Medicine– que no pudo ni quiso rechazar.

Entre investigación e investigación, María es incapaz de olvidar aquellos veranos en la casa familiar que todavía tienen en la capital chairega, "y que hoy está vacía", dice con nostalgia. "Esa tierra me evoca los recuerdos de mi infancia. El verano en el río de la Madalena, jugar en la calle con mis primos y los vecinos, el feirón, las fiestas de San Ramón...", va enumerando en un viaje mental al pasado.

De vuelta a la realidad y al que es su día a día en Estados Unidos, María explica que se dedica de manera casi en exclusiva a la investigación celular, actualmente en la University of Miami.

"Estoy en el departamento de Cirugía Vascular. Mi último trabajo consiste en estudiar el impacto de la señalización Notch en la progresión de la placa de aterosclesosis en la aorta", cuenta con la naturalidad del que conoce bien su trabajo, su realidad cotidiana. Un galimatías para el común de los mortales.

Recuerda sus veranos en la capital chairega, las fiestas de San Ramón, el feirón y la vida en la calle, que echa mucho de menos


Este es el último de muchos proyectos en los que ha participado activamente la investigadora chairega, que dejó todo atrás e hizo las maletas, tal y como habían hecho sus padres varias décadas antes, para supervisar a estudiantes de máster y doctorado en la Florida International University, donde también se dedicó al "análisis molecular de poliformismos genéticos localizados en el cromosoma".

La docencia es otra de las vertientes en las que ha desarrollado su profesión de una manera exitosa. "Las clases que he impartido son del campo de la biología, desde genética a microbiología, pasando por biología celular", explica María, que no ha querido desvincularse totalmente de la enseñanza, aunque dedica la mayor parte de su tiempo a la investigación entre las cuatro paredes del laboratorio.

Aún así, resta horas al reloj como puede para seguir formado a jóvenes en un curso de microbiología, que imparte en el prestigioso Miami Dade College, donde ya es una profesora más.

Su currículo en apenas una década de trabajo en el difícil mundo de la investigación es tan extenso como sus ganas de regresar a su tierra, de la que echa de menos "la comida, la gente y la vida en la calle".

"Volver es mi proyecto a largo plazo, mi plan de futuro, pero encontrar empleo es realmente una misión imposible", concluye entre la incertidumbre y la esperanza de regresar algún día.

Bióloga con ADN vilalbés
Comentarios