Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Arias, Candia y ahora Padilla

Un grupo de amigos. AEP
Un grupo de amigos. AEP

HA SONADO YA el pistoletazo de salida para las elecciones municipales de 2015 que culminarán el 24 de mayo con la afluencia de los ciudadanos a las urnas. Son, sin riesgo alguno en afirmarlo, los comicios más interesantes de los que cíclicamente se celebran por su proximidad con los vecinos, siempre ansiosos por saber quién irá en esta y en aquella lista, si el candidato del PP, del PSOE o del BNG contacta o no con gente conocida y apreciada entre la vecindad para que ayude a la consecución de los tan ansiados votos y si habrá o no sorpresas tras el recuento de las papeletas.

Muestra de ellos ha sido el revuelo que se ha percibido en Monforte por el anuncio del exdiputado nacional por el PP Julio Padilla Carballada de, quizá, montar una candidatura independiente. Los comentarios que se escuchan son variopintos, pero destaca sobre todos el que se trata de una maniobra para que la candidata popular a la alcaldía monfortina, Julia Rodríguez Barreira, lo incluya en su lista, porque el objetivo final de Padilla Carballada no es otro que ser presidente de la Diputación de Lugo.

De llegar a ser cierto tal análisis, podríamos decir que al secretario del PP de Lugo, José Manuel Balseiro, le ha caído otro marrón. Sería el tercer postulante al cargo, junto a la actual portavoz de los populares en la Diputación, Elena Candia, y a la delegada territorial de la Xunta en Lugo, Raquel Arias Rodríguez.

Se preguntarán ustedes los motivos de que nombre a Balseiro y no al que lleva las riendas del partido de la gaviota en nuestra provincia, José Manuel Barreiro. La respuesta, siempre atendiendo a mis fuentes de información, es que el secretario del PP lucense es el que dirige la organización desde hace dos años y, me han asegurado, lo intenta hacer con «mano de hierro».

¿Qué pasa con Barreiro?, pregunto; y me responden que está «muy cómodo en Madrid como portavoz del PP en el Senado, muy próximo al presidente Rajoy y con presencia, como se dice en el argot futbolístico, en todas las pomadas».

Por ello, me explican, ha cedido la dirección en Lugo a José Manuel Balseiro, quien, me insisten, es de los que si alguien se mueve sin su permiso ya no sale en la foto.

«Algunas maneras le hemos visto, como decir que este no es el momento de hablar del candidato a presidir la Diputación de Lugo, que hay que centrarse en las elecciones y luego se verá», me comentó un destacado miembro del PP en la zona sur de la provincia, en esta nuestra Ribeira Sacra, quien aseguró que siempre «se ha contado con los alcaldes para elegir al presidente del organismo provincial, nunca se decidió desde un despacho, ni en las épocas más duras».

O sea, que se teme que en esta ocasión si se pueda decidir en el bajo del inmueble número 14 de la calle Poeta Ramón Cabanillas de Lugo, donde está la sede del PP.

Lo que si sabemos es que los alcaldes y las agrupaciones populares de las comarcas de Quiroga, Terra de lemos y Chantada están con Raquel Arias, una persona que, dicen, ha demostrado su gran capacidad de trabajo, que tiene experiencia política y de gestión y que conoce la provincia de Lugo y sus necesidades a la perfección gracias a su condición de delegada territorial de la Xunta.

Bueno, me puntualizan que todo el respaldo quizá no, porque el regidor de O Saviñao, Joaquín González, tenía otros planes.

Por la circunscripción electoral de Lemos sale elegido un único diputado provincial. Si Raquel Arias opta a presidir la Diputación coparía un puesto que González esperaba destinar a su sempiterno segundo, Juan Carlos Armesto Quiroga. Con ello ayudaría a reducir al menos en una las cuatro dedicaciones exclusivas que tiene en el Ayuntamiento que preside y Armesto se llevaría todos los meses un buen sueldo como diputado.

Lo de la piscina de Monforte, un culebrón para desesperarse
Nada, que no hay forma de arreglar el problema existente con la piscina climatizada municipal de Monforte desde que el Grupo Pazos dio quiebra. Ayer supimos de boca del alcalde, Severino Rodríguez, que contamos con un mes de prórroga para el cierre de las instalaciones. La administradora que lleva el proceso concursal admitió que se libren fondos para pagar un salario a la docena de trabajadores, lo que da un margen de al menos 30 días para encontrar una solución al conflicto.

El regidor monfortino espera no tener que utilizar todo este tiempo y habló de buscar una salida definitiva la próxima semana, cuando se evaluarán las ofertas de las empresas interesadas en coger las riendas de la piscina, tres; se aborde la posibilidad de llegar a un acuerdo amistoso con el Grupo Pazos para que se vaya sin reclamar indemnización alguna, algo improbable; o actuar por las bravas, que no es otra cosa que el Ayuntamiento decida rescindirle el contrato. Los mantendremos informados.

Diez millones de euros para quitar barreras arquitectónicas
La nota oficial del Ayuntamiento de Monforte sobre lo gastado desde el año 2003 en la eliminación de barreras arquitectónicas en la ciudad del Cabe no ha dejado indiferente a nadie por la cuantía, pues la primera teniente de alcalde, la nacionalista María Xosé Vega Buján, habló de diez millones de euros. Sí, han leído bien, diez millones de euros para, principalmente, hacer rebajes en las aceras del casco urbano y obras de accesibilidad en algún que otro edificio municipal.

No voy a ser yo quien ponga en duda la inversión. Tendrían que ser, por ejemplo, los del colectivo Auxilia los que se mostrasen convencidos de que Monforte es más accesible que hace casi doce años, cuando el BNG llegó a la alcaldía, o que con esos diez millones de euros se podría haber hecho mucho más de lo ejecutado.

Sea como fuese, desde aquí emplazar a este gobierno local y a los sucesivos a profundizar en la eliminación de barreras para hacer una urbe más cómoda para todos.

Arias, Candia y ahora Padilla
Comentarios