sábado. 23.10.2021 |
El tiempo
sábado. 23.10.2021
El tiempo

Apuntes estivales

La FSM (Federación Socialista Madrileña) respondiendo a una larga tradición se ha convertido en una molesta picadura para Zapatero, en este agosto de altas temperaturas en que permanece en La Moncloa. Es el viejo problema de los socialistas, tal como recuerda Pilar Cernuda. Santiago es un hervidero de jóvenes católicos que se han dado cita con varios obispos y cardenales, entre los que lógicamente está Rouco Varela, que van a recordarle de alguna forma al Gobierno del laicismo militante, que la Iglesia continúa presente con los jóvenes. En ese alboroto juvenil que es Santiago este fin de semana llegó Francisco Camps, al que acompañó, por exigencia del guión, en el último tramo del camino, Feijóo. Camps sobresalía por su vestimenta en medio del uniformismo indumentario de gran superficie deportiva de bajo coste; la gran beneficiaria del Xacobeo. Camps es para Rajoy como la FSM para Zapatero: una picadura con riesgo de infección. Los deseos  y las peticiones de Camps al Apóstol suponen que ve amplio horizonte. Mediada la semana deberíamos tener nuevas noticias de Fomento, con concreción de obras, tramos y cantidades afectadas por los recortes que Zapatero cargó sorprendentemente de forma amplia sobre el departamento de José Blanco. Sorprendente por dos razones: Fomento es un motor de actividad económica y empleo al que le aplican la marcha corta y reductora. En un equipo de cercanías, Blanco iba políticamente como un ministro de alta velocidad, en donde se acomodaba todo el mundo con gusto. Zapatero, vía recortes, le traslada a una vieja máquina de vapor, con la molestia de la carbonilla y la lentitud. Los prudentes y silenciosos empresarios de las grandes constructoras no dudaron en expresar públicamente su malestar. Y seguirán. Parece como si desde dentro hubiese interés en que brillase menos la estrella de Blanco. ¿Síndrome de FSM?

Apuntes estivales
Comentarios