Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Angrois vuelve a conmocionarse

Justo un año después, la emoción, las lágrimas, los abrazos a los allegados, los testimonios sobrecogedores y el reconocimiento a la valentía de los vecinos que se echaron a las vías del tren al rescate de las víctimas del 24-J han regresado hoy a la fatídica curva de A Grandeira, en Compostela.

Epicentro de uno de los hitos negros de la historia ferroviaria, en las inmediaciones del trazado ferroviario, en Angrois, barrio de las afueras de Santiago, se acumulan las flores y mensajes de apoyo a los 79 muertos y más de 140 heridos que a las 20.41 horas del 24 de julio de 2013 vivieron un horror de "diez segundos" que trocó en un silencio "atroz".

Lo cuenta, en Angrois, Cristóbal González, una víctima del accidente que tomó el tren en Sanabria y que ha recordado con el corazón en un puño, durante el acto de homenaje que esta tarde han celebrado las asociaciones de víctimas, los gritos de dolor, las peticiones de auxilio y las "exclamaciones de terror" que sucedieron al choque.

"Hemos vuelto a nacer en Angrois, llevamos sangre gallega", ha remarcado González en la entrega de una placa con la que las víctimas han sellado su agradecimiento a los valerosos vecinos de esta población rural.

"Nos ayudaron a salir apoyados en sus hombros", ha exclamado González, al que el presidente de la asociación de vecinos de Angrois, Anxo Puga, le ha contestado que "nada" les deben agradecer las víctimas porque están seguros de que harían lo mismo por ellos.

Al acto, organizado por las plataformas de víctimas y que ha constado de la entrega de placas, testimonios, un recital poético y una ofrenda floral, se han acercado decenas de personas con el rostro escondido tras gafas de sol, aunque en demasiados casos ni así lograron ocultar las lágrimas.

Muchos de ellos han llegado procedentes de la catedral de Santiago, tras la misa de aniversario por las víctimas, que hoy todos han recordado con 82 rosas blancas -es el cómputo de víctimas mortales de una de las asociaciones de afectados, que incluye a un bebé que no llegó a nacer y a dos personas que fallecieron tiempo después de ese siniestro-.

El agradecimiento a los que antes que nadie acudieron en auxilio de los heridos se ha mezclado en la famosa curva con la reivindicación de la investigación de lo sucedido y la asunción de responsabilidades políticas.

Es uno de los objetivos de una de las asociaciones de afectados, Víctimas Alvia 04155, cuyos integrantes, ataviados con camisetas amarillas con el lema 'Comisión de investigación', han reprochado la elección del aniversario para la entrega de la Medalla de Oro de Galicia a víctimas, personal de emergencias y vecinos, así como la asistencia del presidente de la Xunta a la misa de aniversario.

Ha hablado Esperanza, que perdió a su "papá" y a su hermana en el accidente y que, tras defender que es la hora de "empezar a sonreír y de dejar de llorar", pide "justicia".

"¿Tiene solo culpa el maquinista? No", ha afirmado desde el estrado otra afectada que ha demandado "unidad" a las víctimas.

Mientras estas palabras sentidas y unas reivindicaciones compartidas recordaron a esas vidas truncadas por el descarrilamiento del tren, un par de vecinas del barrio quisieron reivindicar en silencio, tras las bambalinas, que ya es hora de "dejar el paripé" y de pensar en los fallecidos y en sus familiares.

En este eje reivindicativo, el acto ha tenido un recuerdo para las víctimas del accidente de Metro de Valencia: Miguel Esplugues, padre de una fallecida en este caso, ha denunciado un accidente "previsible" y "evitable" como el de 2013, del que ha culpado a los "irresponsables" que no pusieron las medidas de seguridad idóneas.

Al hilo de esta protesta se ha escuchado en Angrois esta tarde el verso 'Yo no quiero cuentos, no me contéis más cuentos' del poeta León Felipe, en un acto que ha finalizado con el paso del tren Alvia que hace justo un año descarriló en la zona.

"En esta lucha ganaremos los buenos porque nos lo merecemos", ha resaltado la víctima y diputada del PP Teresa Gómez-Limón, justo un minuto antes de que el convoy pasase por la curva y entre aplausos.

Gómez-Limón ha mentado el accidente de Spanair, el Yak-42 y el Madrid Arena y, tras ella, Santiago González ha denunciado la falta de colaboración de los organismos oficiales en un acto de homenaje a los que "se quedaron" en Angrois y a las víctimas, supervivientes, que hoy han regresado.

Pero otros ni tienen el consuelo de la rabia, como José, un hombre joven que perdió a su novia en Angrois el pasado año: "Ningún juicio puede cerrar una herida".

Angrois vuelve a conmocionarse
Comentarios