miércoles. 25.05.2022 |
El tiempo
miércoles. 25.05.2022
El tiempo

Andrea Rivas: ''Mis supervisores alemanes trabajan doce horas y descansan sólo 15 minutos para comer''

Andrea Rivas, en un laboratorio en Nuremberg (Foto: AMA)
Andrea Rivas, en un laboratorio en Nuremberg (Foto: AMA)

A sus 23 años, esta estudiante de ingeniería química, a punto de licenciarse, desarrolla en una empresa teutona su trabajo de fin de carrera en el campo de los combustibles alternativos. La propuesta de Merkel de contratar a especialistas españoles le parece una gran oportunidad, siempre y cuando se domine el idioma


antes incluso de que la canciller alemana Angela Merkel lanzase su propuesta de contratar a especialistas españoles, la ribadense Andrea Rivas Álvarez ya había apostado por el país teutón para completar su formación, gracias a una beca Erasmus. Allí trabaja en su proyecto de fin de carrera, en el que investiga sobre el campo de los combustibles alternativos. Concretamente, colabora con una conocida marca alemana de coches en el diseño de un motor mixto de nitrógeno y biodiésel, aunque el secreto industrial la obliga a no dar más detalles.

¿Por qué escogió Alemania para enriquecer su preparación?

Sin duda porque es uno de los países a la cabeza de Europa en cuanto a industria y tecnología y además, por el hecho de poder desenvolverte en otro idioma, diferente al inglés, que puede ser de gran ayuda para encontrar un puesto de trabajo.

En ese sentido, ¿qué le pareció la propuesta de Angela Merkel?

Es una gran oportunidad, pero sinceramente, el idioma no es una cosa que se aprenda en dos días y la canciller pide al menos un nivel intermedio, cuando por ejemplo yo tengo uno básico. Lo empecé a estudiar el pasado verano, antes de trasladarme a Alemania en octubre de 2010, con un curso intensivo en el centro de idiomas de la Universidad de Valladolid y gracias también a la formación gratuita que ofrece la Universidad Friedrich-Alexander de la ciudad de Erlangen, a 20 minutos de Nuremberg; un pueblo de 100.000 habitantes que es donde resido y trabajo y que vive fundamentalmente de la actividad académica y de la empresa Siemens.

¿Y cómo distribuyen los alemanes su jornada laboral?

En mi caso, como investigadora, paso entre ocho y diez horas en el laboratorio, pero, aunque resulte tópico, los alemanes son muy trabajadores, concretamente mis supervisores del laboratorio se pasan casi doce horas trabajando con un único descanso a la hora de comer de unos escasos 15 minutos y hay que tener en cuenta que ellos están realizando su doctorado, a la vez que hacen proyectos de colaboración con empresas. Y con todo, no manifiestan el estrés.

¿Puede decirse que la principal dificultad es el idioma?

Sí, hay personas que únicamente hablan en alemán, aunque por lo general, sobre todo la gente joven, se desenvuelve perfectamente en inglés; en el laboratorio me expreso en inglés con mis compañeros e incluso alguno de ellos es capaz de hablar en castellano, porque muchos alemanes tienen un gran interés por nuestra lengua.

¿Difieren mucho las costumbres de vida en Alemania y España?

Sí, en Alemania todo comienza dos horas antes que en España, de hecho el supermercado abre de siete de la mañana a ocho de la tarde; evidentemente, en el hecho de madrugar más influyen las horas de sol, porque en el norte amanece antes. Además, las tiendas del pueblo cierran sobre las seis de la tarde y los domingos Erlangen parece incluso un pueblo desierto. Aunque, claro está, la cosa cambiaría si uno se acercase a las grandes ciudades.

¿Baraja la posibilidad de quedarse en el país teutón?

Todavía no lo he decidido. La verdad es que es un país que me gusta y no descarto la oportunidad de empezar en él mi vida laboral, pero todo depende, obviamente, de las condiciones que me ofrezcan. En cualquier caso, debo regresar para terminar los últimos meses de carrera que me quedan antes de licenciarme, para lo que he de presentar el trabajo final, y además, he pensado en cursar un máster, en una compañía de combustibles, a ser posible, para continuar la especialización.

Andrea Rivas: ''Mis supervisores alemanes trabajan doce horas y...
Comentarios