sábado. 19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo

Alto y claro sin alzar la voz

María Fiuza y Pilar Fernández
María Fiuza y Pilar Fernández
La facultad de Formación do Profesorado ha creado la Unidad de Educación de la Voz para divulgar e investigar los problemas relacionados con el aparato fonador. Más de un centenar de docentes se han apuntado ya a sus sesiones formativas

María fiuza, directora de la Unidad de Educación de la Voz, y Pilar Fernández, asesora científica, quieren romper el mito de que "ser profesor equivale a tener problemas de voz". Doctoras en Psicología y licenciadas en Logopedia por la Universidad de Lieja tienen claro que muchos problemas del aparato fonador son evitables si se sabe cómo utilizar correctamente la voz, pero también son conscientes de que en Galicia, como en el resto de España, los docentes apenas conocen las claves para proteger su principal instrumento de trabajo.

Quienes se hayan formado en la facultad lucense en los últimos seis años sí habrán podido prepararse en este campo para la labor docente, ya que este centro es el único de Galicia que oferta como optativa la materia de Educación Vocal. La Unidad de Educación de la Voz que se acaba de crear va un paso más allá y, además de ahondar en la divulgación de las técnicas vocales y los problemas asociados a un mal uso del aparato fonador, también permitirá hacer terapia vinculada a la investigación académica.

Con motivo de la puesta en marcha de esta nueva unidad, la facultad de Formación do Profesorado ha propuesto a la Asociación Provincial de Directores de Ensino Público de Infantil, Primaria y CPIs de Lugo la posibilidad de que los docentes reciban una sesión formativa gratuita en sus centros educativos para aprender a usar mejor el aparato fonador, tanto de los profesores como de los alumnos. La invitación se hizo a principios de este mes y ya se han apuntado más de un centenar de docentes -en algún centro, la plantilla al completo-, lo que da la medida de lo demandada que es esta información.

INCIDENCIA. María Fiuza constató en su tesis de doctorado sobre disfonías en los maestros de la comunidad autónoma de Galicia que el 43% de los docentes tiene algún problema de voz y en el 30% de los casos puede ser disfuncional, es decir, afectar a su rendimiento profesional.

Ambas docentes aseguran que el grado de conocimiento sobre la importancia y los problemas de la voz es variado y, en general, bajo. "Hay gente que es consciente de estos problemas y otra que considera que es normal que le cambie la voz a lo largo del día, cuando eso puede ser indicativo de un problema", apuntan. Tampoco se interpretan las faringitis o laringitas recurrentes o las afonías frecuentes como un síntoma de que algo va mal con la técnica vocal: "Se asume como algo normal y en ocasiones incluso como una característica propia de la personalidad de uno", añaden.

En las sesiones formativas para docentes, María Fiuza explica hábitos de conducta positivos para la voz como no consumir tabaco ni alcohol o humectar la faringe y la laringe. También les da las claves sobre cómo respirar, a qué volumen hablar y cómo proyectar la voz ante un auditorio "porque la voz profesional no es igual que la hablada", apunta. Todo ello para "lograr el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo", dice María Fernández.

Los conocimientos no solo son aplicables a los docentes, sino que también les explica cuáles son los principales problemas de la voz infantil y cuáles pueden ser los indicadores para detectarlos.

TERAPIA. Las sesiones formativas, que comenzarán a partir de octubre, también sirven para que los docentes sepan cuál es su nivel de calidad vocal y para detectar problemas si los hubiere. Si se da el caso, podrían acudir a terapia a la Unidad de Educación de la Voz por un precio simbólico, del mismo modo que funcionan otras unidades en titulaciones de la USC, como Psicología u Odontología, que ofrecen un servicio a cambio de que los pacientes consientan entrar a formar parte de proyectos de investigación. De este modo, se estudiará la etiología y evolución de los problemas de la voz e incluso si se pueden asociar con determinados hábitos de conducta o rasgos de personalidad.

La reeducación vocal se hará en un espacio que se está acondicionando en la planta inferior de la facultad para acoger la Unidad de Educación de la Voz, que ha de tener unas características técnicas determinadas para poder trabajar con el paciente en sesiones individuales. La sala estará aislada para poder trabajar volumen y tono sin molestar a otros docentes o alumnos. También se ha procurado que no haya reverberación y se equipará con material de logopedia. Además, será posible grabar ejercicios vocales para que el paciente pueda autoevaluar su evolución.

Reeducar la voz puede ayudar a evitar medidas más drásticas en el futuro, incluso intervenciones quirúrgicas, extremo al que se llega en algunos casos. "No todo el mundo que tiene una disfonía va a tener un nódulo, pero sí tiene caldo de cultivo para tenerlo", explica María Fiuza.

Alto y claro sin alzar la voz
Comentarios