Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Alfonso Chico, pediatra: "No me retiré porque no me imaginaba haciendo otra cosa"

Camino de los 82 años mantiene abierta su consulta privada y con la agenda ocupada

Va camino de cumplir los 82 años y es ahora cuando le empieza a rondar la idea de dejar de trabajar. Alfonso Chico es pediatra y tiene una consulta privada en Lugo, que abre mañana y tarde, y una agenda ocupada. La entrevista se hace, de hecho, cuando acaba su jornada.

Cuenta que, cuando cumplió los 65 la dirección asumió directamente que iba a prorrogar. "Recuerdo que ni se les ocurrió que quisiera jubilarme y directamente me presentaron los papeles para firmar la prórroga", dice. Continuó ejerciendo en la pública hasta los 70, pero llegado ese momento tampoco a él se le pasó por la cabeza colgar la bata. "No me retiré porque me gusta trabajar y porque no me imaginaba haciendo otra cosa", explica.

Seguir en la privada, con consultas de mañana y tarde, fue algo que hizo sin hacer demasiados cálculos de qué haría pasados los años o de cuándo decidiría detenerse. Han pasado una docena desde entonces porque, como explica, "empiezas y sigues".

Con esa decisión en ese momento dejó muy aliviados a muchos padres que confiaban en él como pediatra de sus hijos. Cuando se le pregunta, admite que sí le pidieron que continuara. "Al principio sí que me lo dijeron, sí", reconoce.

He dormido muchas veces en la casa de los niños. Si había que controlarles cada poco tiempo la evolución, ver si subía la fiebre...me resultaba más conveniente estar ahí, no me compensaba irme a casa

Los niños son un paciente diferente al adulto, que van a consulta por diversos motivos. "A lo mejor un niño viene tres veces seguidas, las dos primeras solo lo pesas y ves cómo va y a la tercera, además, le diagnosticas una enfermedad. A veces una importante", explica.

La actividad de un pediatra en Lugo ha cambiado radicalmente en estas seis décadas que lleva ejerciendo. Explica que inicialmente solo había pediatras en Lugo, que eran los de referencia para toda la provincia. "Venían niños de A Mariña, o de Chantada a vacunarse, a pesarse... Todos venían aquí. Incluso llegaban a venir de Ponferrada", dice.

España es uno de los pocos países en el que ejercen pediatras fuera de los hospitales y Galicia es de las comunidades en las que más plazas de Primaria están ocupadas por médicos con esa especialidad. En los primeros años de carrera del doctor Chico, el hospital de Lugo no tenía unidad de Pediatría por lo que no se podían ingresar niños. Si la enfermedad era muy grave, se le podía enviar a otro hospital. Si no, había que buscar otra solución.

"He dormido muchas veces en la casa de los niños. Si había que controlarles cada poco tiempo la evolución, ver si subía la fiebre...me resultaba más conveniente estar ahí, no me compensaba irme a casa", señala. Para los pacientes en los que ha centrado su vida profesional desea que el Hula cuente con cirugía pediátrica, de forma que, al menos las intervenciones más frecuentes, no requieran de desplazamientos.

Alfonso Chico, pediatra: "No me retiré porque no me imaginaba...
Comentarios