lunes. 29.11.2021 |
El tiempo
lunes. 29.11.2021
El tiempo

Ajeno al debate político

El valedor do Pobo, José Julio Fernández, cumple dos años en funciones en el cargo y la institución celebra 25 años. De ambos acontecimientos hace balance José Julio Fernández en una amplia entrevista que se publica hoy en la sección de Galicia. Defiende, no podría ser por él de otra manera, la tarea de la institución que, entiende, ha de ser «independiente, rigurosa y ajena al debate político partidista». Es un objetivo perfecto. Probablemente sea la línea que ha querido seguir en estos dos años de interinidad en circunstancias complejas en la sociedad. Nadie debería cuestionar el planteamiento. Pero sucede que aquí, en la política española, como recordaba estos días el prestigioso intelectual Michael Ignatieff, quien sucumbió a la tentación de la política, a los árbitros y a los jueces de línea los eligen los jugadores o los presidentes de los clubes que están disputando el partido. José Julio Fernández sigue en funciones por falta de acuerdo entre quienes deciden los árbitros. Este sistema no parece que sea la mejor forma para asegurar la imparcialidad y para que la afición valore como justo no ver un penalti. Aplíquese el cuento para Tribunal de Cuentas, Tribunal Constitucional, Poder Judicial y un larguísimo etcétera. Michael Ignatieff, liberal y autor de una magnífica biografía de Isaiah Berlin, declaraba en estos días de promoción en España de ‘Fuego y cenizas’ que hay que alejar a la política -la política de partido- de lo que no es su campo y su tarea, su competencia. Esa capilaridad e intromisión de la política en casi todo responde no a la pretensión de aplicar cambios y políticas determinadas sino a la obsesión de quienes ocupan el aparato partidario de sostenerse, para lo que necesitan generar estructuras amplias de poder en las instituciones públicas y en la sociedad. Si esto es así se entenderá que algunos políticos cuestionen a jueces o medios cuando rompen la norma.

Ajeno al debate político
Comentarios