viernes. 18.09.2020 |
El tiempo
viernes. 18.09.2020
El tiempo

Agridulce

No ha sentado bien en Galicia la resolución de la Comisión Europea que traslada al Gobierno español la solicitud de devolución a los inversores del sector naval de parte de las bonificacioens fiscales que recibieron entre 2007 y 2011. No ha sido la peor de las resoluciones que se esperaba en algún momento. Y así se produjeron valoraciones que ven las dificultades creadas y ven, al tiempo, los avances de lo conseguido. El acuerdo de Bruselas de ayer tendrá efectos negativos sin duda para el sector. Pero al margen de los voluntarismos gratuitos que expresó el comisario Almunia -su declaración de confianza, como una cortesía mínima- hacia el sector naval español, es innegable que la tarea que se presenta es la de asegurar vías de financiación para una actividad que se proclama ya como competitiva frente a la competencia de otros países. Un sector que representa un pilar fundamental en Galicia por su peso en el PIB y por la generación de empleo. Hay pues una vertiente de gestión empresarial, financiera y política para garantizar el futuro para el sector, que poca o ninguna relación guarda con las valoraciones políticas que se hagan de la decisión adoptada ayer. Y menos todavía con la pretensión de algunos de transformar este problema en un espectáculo para rentabilidades personales o para desgaste del contrario. Es legítimo y es necesaria la valoración política, pero en términos de análisis, que incluye necesariamente contemplar las razones que han conducido a este desenlace. Y ver qué y cómo se motiva el conflicto.

Sanidad

Hay denuncias cíclicas en sanidad, con o sin crisis. El período vacacional veraniego es una. Los problemas que pueda presentar la sanidad en Galicia no son equiparables a la política de la Comunidad de Madrid ni se aproximan a los recortes aplicados en otras comunidades.

Agridulce
Comentarios