martes. 20.10.2020 |
El tiempo
martes. 20.10.2020
El tiempo

Adiós a O Naseiro con lágrimas de lluvia

La lluvia hizo aparición en el último día de O Naseiro, pero no impidió que a los romeros les quedara un buen sabor de boca después de cinco jornadas de celebración ininterrumpida en las que según la organización, encabezada por Carlos Gueimunde, participaron entre 55.000 y 60.000 personas.

La jornada de mayor afluencia de público fue el domingo aunque el balance de todos los días es positivo para la comitiva.

La sardiñada fue el punto tradicional en una jornada que empezó con misa solemne y procesión, a la que siguió una sesión vermú. Por la tarde actuó una charanga y cerraron el programa las orquestas Palladium y Grupo Tekila, que actuaron en la verbena nocturna. Otro de los atractivos fue el sorteo de las tómbolas, que rifaron entre los asistentes televisiones o bicicletas.

Carlos Gueimunde destaca que no hubo incidencias graves que lamentar, más allá de algún roce entre vehículos y pocos cortes.

Descenso del Landro Los tres premios fueron para ‘O Gusano’, ‘Histerias de Naseiro’ y ‘O Náufrago’

Uno de los actos preferidos de los romeros es el descenso del río, que en su vigésima edición no defraudó, ya que participaron alrededor de 200 personas, según apuntó el presidente de la comisión de fiestas, Carlos Gueimunde. El ganador fue ‘O Gusano’, que se llevó un trofeo y un jamón; en segundo lugar quedó ‘Histerias de Naseiro’, balsa inspirada en un sketch del programa de televisión ‘Land Rober’, cuyo creador, Luis Timiraos, se llevó un trofeo y un queso; y el tercer mejor valorado fue ‘O Náufrago’, que recibió por su ingenio un trofeo y una rastra de chorizos. El descenso se produjo de forma muy escalonada y duró buena parte de la tarde.

Familia y comidas La tradición que persiste

La familia y la comida juegan un papel fundamental en la tradición de la Romaxe do Bo Xantar, que es punto de reunión de parientes alrededor de una buena mesa. Además, distintos manjares típicos tienen su protagonismo en cada jornada. El rey indiscutible del primer día es el pulpo, que no deja de degustarse tampoco en los siguientes. En la segunda jornada lo típico es comer callos mientras que el domingo lo más frecuente es degustar churrascadas. El lunes la tradición es comer caldo y el martes, como despedida, las sardinas son las protagonistas de la mesa. Muchas familias siguen este ritual, aunque cierto es que los más jóvenes van cada vez más por su cuenta.

Sin descanso La fiesta nunca decae

Si algo destaca en la romería de O Naseiro son las ganas de pasárselo bien de las miles de personas que lo viven. La fiesta no para ni dentro ni fuera de las cabañas que muchos montan como si fuera su propia casa, con todos los detalles y todo lo necesario para disfrutar de cinco intensas veladas. En esta edición, este diario pudo conocer de cerca una de estas estructuras, que además de una completa cocina, con vitrocerámica y campana extractora incluidas, tenía en su primer piso una auténtica discoteca con un potente equipo de sonido y, para dar ambiente, una máquina de humo, un flash y hasta una sirena de policía.

Adiós a O Naseiro con lágrimas de lluvia
Comentarios