jueves. 17.10.2019 |
El tiempo
jueves. 17.10.2019
El tiempo

5 masajes con los que decirle adiós al estrés

El estrés es un mal endémico que afecta a la gran mayoría de españoles. La sociedad cada vez está más expuesta a una serie de condiciones y situaciones que dan pie a que dicha afección, la cual puede traducirse en un nerviosismo excesivo, vaya acrecentándose de forma paulatina hasta que se vuelve casi incontrolable.

Por este motivo conviene liberarse del estrés cada cierto tiempo. Algunas actividades son ideales para ello, como el yoga, amén de determinadas prácticas. Precisamente en El Progreso queremos profundizar en una de las más efectivas: los masajes.

Sea cual sea el centro al que se acuda en toda España, ejemplificándolo el local de masajes en Zaragoza, son muy variados los tipos de tratamientos por los que uno puede optar. Así pues, ¿por qué masaje es mejor decantarse? Si lo que quieres es deshacerte por completo del estrés no dudes en elegir entre cualquiera de los que describiremos en próximas líneas.

Relajante

¿Sabías que obtener un completo estado de relajación da pie a que la mente libere serotonina? Según los psicólogos, equilibrar correctamente dicha sustancia química es esencial para que el estrés poco a poco vaya dejando de hacer mella en el sujeto en cuestión.

Afortunadamente es posible relajarse al máximo con varios tipos de masajes. El primero de ellos se conoce precisamente por este nombre. Y es que se trata del relajante, también tratado frecuentemente como descontracturante por los efectos tan positivos que consigue no solo en la mente, sino también en el cuerpo.

El sistema nervioso procede a tonificarse en un tiempo récord, lo cual se suma a una íntegra relajación del tono de la musculatura. Por este motivo está recomendado tanto para personas más bien sedentarias como para deportistas. En ambos casos no tarda en producirse una impagable relajación.

Reflexología podal

Tratando adecuadamente con determinadas zonas de los pies terminan beneficiándose de ello varios órganos de suma importancia, incluso aquellos que están muy alejados del tronco inferior. Así lo demuestra el cerebro, área que permanece conectada con el hallux –conocido coloquialmente como dedo gordo–.

A través de la reflexología podal se lleva a cabo una sesión que no solo resulta gratificante, sino también muy beneficiosa sobre todo por parte de los lucenses que padecen estrés en mayor o menor medida.

Bastan unos minutos para que la mejoría comience a evidenciarse. Con tal de optimizar los resultados es esencial acudir a un masajista que tenga mucha experiencia en reflexología podal, ya que la precisión en este ámbito es de suma importancia.

Ceremonia de la vela

Los productos empleados en determinados tipos de masajes son de gran ayuda para conseguir una completa liberación del estrés. El mejor ejemplo posible lo tenemos en la ceremonia de la vela.

Durante este tipo de sesiones adquieren una enorme trascendencia los aceites esenciales. Y es que junto a la manteca de karité forman parte del conjunto utilizado para derretirlo e ir usando la sustancia obtenida a modo de aceite de masaje.

Todos los lucenses que han llevado a cabo una ceremonia de la vela coinciden en afirmar que la mente poco a poco va calmándose. Al terminar el masaje, el cual resulta en una experiencia totalmente novedosa para ellos, cualquier atisbo de estrés es historia.

Mil caricias

Probablemente en alguna ocasión has experimentado la agradable sensación de ser acariciado por alguien. La piel se te eriza y te sientes mejor contigo mismo, ¿verdad? ¿Qué pasaría si dichas caricias se repitiesen durante una dilatada sesión de tiempo?

Con un masaje mil caricias se consigue obtener una reducción instantánea del estrés. En este caso la presión ejercida por las manos es muy escasa. De hecho, prima la sutileza por encima de todo.

Paulatinamente los deslizamientos se producen sobre la piel del sujeto que está siendo tratado, el cual no tarda en aumentar al máximo su nivel de tranquilidad –reduciendo por ende el de estrés hasta un punto en el que hacía mucho tiempo que no se encontraba, sobre todo en el caso de trabajadores y estudiantes–.

Kobido

Precisamente los últimos individuos mencionados son quienes más padecen los estragos del estrés. El rostro acostumbra a ser un claro indicativo de que una persona padece nervios constantes.

Rojeces, irregularidades y otras imperfecciones están presentes en la cara de un sujeto muy estresado. Afortunadamente es posible olvidarse de todo ello con el masaje kobido, uno de los más desconocidos de todos los que hemos descrito en El Progreso. Sin embargo, con el paso de los años ha ido adquiriendo una mayor popularidad gracias a los beneficios que proporciona.

Los signos faciales del estrés son reducidos con una estimulación de la zona que ya de por sí aporta tranquilidad al usuario que opta por este tipo de sesión que lleva muchos años practicándose en Japón. Paulatinamente ha ido traspasando fronteras hasta convertirse en un tratamiento cada vez más demandado por los habitantes de Galicia.
 

5 masajes con los que decirle adiós al estrés