miércoles. 21.08.2019 |
El tiempo
miércoles. 21.08.2019
El tiempo

Tecnología y streaming, dos aliados imprescindibles en pleno 2019

Dispositivos informáticos. EP
Dispositivos informáticos. EP

Mes tras mes las plataformas streaming registran incrementos de visitas. Ello sucede no solo en las de pago como Netflix y HBO, sino también en las gratuitas, siendo PelisPlus un claro ejemplo.

Más allá de contenidos elaborados por grandes productoras de Hollywood, adicionalmente logran triunfar sistemas como YouTube en los que básicamente se reproducen elementos audiovisuales creados por toda clase de personas.

Todo esto era impensable décadas atrás. Ya de por sí la alianza tecnología y streaming no se había producido todavía, aunque a este aspecto se sumaba un factor muy negativo: las conexiones de red eran bastante precarias.

De hecho, algunas zonas rurales de Lugo ni siquiera recibían Internet. Las que sí lo hacían prácticamente no podían disfrutar de ni un solo contenido multimedia online, puesto que el búffer tardaba horas en cargarse. Por el contrario, a día de hoy el material de webs como Cuevana aparece ante tus ojos en un parpadeo.

El auge del streaming a raíz de la implementación de fibra óptica

Todo cambió conforme las conexiones a Internet mejoraron de manera considerable. En concreto, el mayor cambio fue la llegada de la fibra óptica a la mayoría de hogares españoles.

Lo primero a destacar es la velocidad de bajada, mucho más elevada que antaño y libre de problemas técnicos. Si bien es cierto que ello depende de cada compañía telefónica, el tipo de tecnología en sí es notablemente más fiable en comparación con el cobre del tradicional ADSL.

Sin sufrir caída alguna la rapidez es máxima en todo momento. Ello da pie a que los contenidos en muy alta definición puedan visualizarse sin tener que esperar más de un segundo inicial. Así lo demuestran las películas online que son plenamente disfrutables en Full-HD e incluso 4K.

Tras el breve período antes de dar comienzo al vídeo en cuestión pasa a reproducirse fluidamente sin tener que estar pausando para que cargue el búffer. Anteriormente los usuarios se veían obligados a acceder al menú de opciones para reducir la calidad del módulo streaming implementado en el sitio web o la plataforma a la que accedían. A día de hoy sucede todo lo contrario.

Pero el auge del streaming fruto de los avances tecnológicos no solo hace referencia a la experiencia mucho más gratificante por parte de quienes consumen este tipo de contenidos. También abarca a los internautas que deciden compartir sus propias vivencias audiovisuales, ya sea grabando un videoclip casero, publicando en YouTube una partida del videojuego de moda, etcétera.

El entretenimiento hogareño hoy en día pasa por multitud de acciones relacionadas con el streaming, desde ver películas gratis hasta, como hemos mencionado, disfrutar observando cómo un influencer completa un videojuego. Pero, ¿por qué cada vez hay más de estos tipos de contenidos?

Básicamente debido a la fibra óptica, la cual garantiza un incremento de velocidad a nivel simétrico. Es decir, tanto la velocidad de bajada como la de subida, sobre todo esta última, suponen un aumento espectacular en comparación con las antiguas conexiones que dejaban bastante que desear en ambos aspectos.

En otros tiempos publicar un vídeo en YouTube se convertía en toda una odisea. Más allá de las horas que tardaba en completarse el proceso, durante el transcurso del mismo la conexión de red quedaba prácticamente inutilizable a causa de la bajísima velocidad.

Por el contrario, en pleno 2019 las subidas de vídeos –incluyendo los de 4K y alto bitrate– concluyen en un tiempo récord, conllevando que los usuarios se muestren mucho más predispuestos a compartir sus contenidos multimedia con los demás.

Tanto es así que se han extendido enormemente las retransmisiones en directo. Plataformas como Twitch llevan unos años experimentando un crecimiento sin precedentes. A raíz de este aspecto llega el momento de abordar otros usos de la combinación tecnología y streaming que se alejan del ámbito del entretenimiento.

Utilidad en el campo de la medicina

Enormes inversiones han sido destinadas por parte de empresas de gran renombre a nivel internacional con tal de mejorar la tecnología. Uno de los principales objetivos estaba claro: optimizar las retransmisiones streaming que tenían lugar en directo. No solo se pretendía mejorar la calidad de audio y vídeo, sino también reducir la latencia.

Los progresos no tardaron en hacerse evidentes. Tanto fue así que poco a poco las emisiones en directo a través de streaming empezaron a utilizarse en el sector de la salud. ¿Sabías que a día de hoy son cuantiosos los médicos que muestran procedimientos quirúrgicos a distancia?

Darle remotamente instrucciones a otro especialista para que las siga y pueda mejorar el bienestar de los pacientes e incluso salvarles la vida era inviable en el siglo pasado. Sin embargo, hoy en día ya es una realidad.

Es por todo ello que tecnología y streaming han acabado convirtiéndose en dos aliados de especial importancia. Previsiblemente en los próximos lustros dicha comunión seguirá mejorándose hasta superar las expectativas de los propios desarrolladores.
 

Tecnología y streaming, dos aliados imprescindibles en pleno 2019