lunes. 19.10.2020 |
El tiempo
lunes. 19.10.2020
El tiempo

Políticas económicas para superar el covid-19

Para nadie es un secreto que la pandemia del COVID-19 ha dejado grandes estragos, luego de varios meses de confinamiento total. Tanto la población como los gobiernos están preocupados por la extensión y rebrote del virus, por lo que crearon políticas económicas que guerrearán contra este virus mortal. Veamos cómo se ha rediseñado la distribución del gasto público para poder sobrellevar esta situación y recuperarse lo antes posible. 

Una crisis que nos mantiene alerta a todos

Nunca se había visto una crisis tan difícil. Y es que las pandemias que han pasado por el mundo, no han tenido una repercusión tan crítica en la economía. Pero el coronavirus se ha convertido en nuestro peor enemigo, un guerrero que parece que no tiene fin. 

En muchos sentidos, este virus ha sido una guerra mundial. Personas muriendo, miles de empresas han perdido su capital, incluso una gran cantidad ha tenido que declararse en quiebra después de meses con sus puertas cerradas. Y el personal médico es el principal guerrero en esta batalla, mientras que los demás tienen que mantenerse en casa resguardados, siempre con el miedo de que puedan contagiarse en cualquier momento. 

Sin mencionar que las cosas se han vuelto mucho más críticas luego de millones de ciudadanos se hayan quedado sin empleo. Por lo que todos estamos afectados. Pero, ¿Qué han hecho las entidades gubernamentales para poder solventar tal situación? Se conocen por lo menos dos fases de políticas económicas que se espera mantenga un nivel económico sustentable, y que no nos terminemos yendo a la desgracia. 

Políticas económicas que buscan mejorar la situación mundial

La primera fase de las políticas económicas se centró en la guerra. En pleno apogeo de la pandemia, los gobiernos ordenaron a todos los ciudadanos a confinarse en casa. Por supuesto, esto supuso una reducción increíble de la actividad económica. Es así como nos mantuvimos en casa por más de seis meses, lo que afectó grandemente a los pequeños y medianos comerciantes. 

Durante la primera fase, las nuevas alternativas de comercialización se pusieron en práctica. Las redes sociales se posicionaron como el medio principal para llegar al consumidor. Mientras tanto, las entidades públicas se encargaron de digitalizar la mayoría de los trámites y servicios para poder seguir percibiendo los impuestos, y en consecuencia, trabajar para mejorar la salud, prioridad en todos los países. 

La segunda fase se encarga de recuperarse luego de la posguerra. Una vez que la pandemia se controle, lo que en algunos países ya es un hecho, se han ido flexibilizando las medidas de confinamiento. De esa manera, se levantaron algunas restricciones para poder reactivar la economía a su funcionamiento normal.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que la velocidad de recuperación depende en gran medida de las políticas que se adopten. El objetivo es garantizar empleos, vivienda y por supuesto, la vida de las pequeñas y medianas empresas. Para que la recuperación tenga lugar, hay que preservar las redes económicas y comerciales. 

¿Qué es lo más importante en el proceso de recuperación económica?

No solo cuando estemos en vías a recuperar nuestra economía sino desde ya. Todos los gobiernos deben asegurarse de utilizar correctamente los impuestos que los ciudadanos siguen aportando. Actualmente, lo más importante es que el sistema de salud de cada país pueda ofrecer seguridad a los pacientes. Recordemos que aunque la pandemia sigue viva, no podemos olvidar que existen enfermedades que siguen afectando, y en consecuencia, los ciudadanos requieren de garantías a su salud.

Mejorar las instalaciones de los hospitales, así como garantizar al personal médico la instrumentación de trabajo y protección son los puntos más importantes a tener en cuenta. Mientras el sistema de salud tenga todos los recursos para la atención al público, será más fácil poder controlar la pandemia, y mucho más rápido para el país salir de esta pesadilla que queremos olvidar lo antes posible. 

Lamentablemente, el virus se expande tan rápido, que es muy difícil darle la atención debida a todos los pacientes. Por eso, se recomienda que si tiene síntomas parecidos a gripe, lo mejor es que se quede en casa, y tome las medidas de distanciamiento para evitar la expansión. En caso de tener dificultad para respirar, pues recurra al médico por ayuda, utilizando su tapabocas, gel antibacterial y evitando el contacto con otras personas. 

Políticas económicas para superar el covid-19