miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

La importancia del diseño de la recepción en un negocio

Recepción

Por desgracia, normalmente se habla muy poco acerca de la importancia del diseño de la recepción de un negocio. Sin embargo, es quizás una de las partes más importantes para cualquier empresa, donde se da una primera impresión a los clientes y donde hay que prestar especial atención a los detalles para que todo cuadre y se establezca una buena imagen del negocio.

Uno de los elementos centrales del diseño de una buena recepción deben ser los muebles, en los cuales debemos trabajar para que encajen tanto en el interiorismo como en la imagen que queremos dar de la empresa. Aunque esto al principio pueda parecer un poco complicado, lo cierto es que trabajando con empresas profesionales especializadas podremos comprobar que, realmente, se trata de un proceso sencillo y divertido con el que veremos unos resultados espectaculares.

Una de las marcas que os recomendamos y que, además, produce sus propios muebles de recepción es Ofiprix, ya que cuenta con un catálogo amplísimo, muchísimas opciones de precios y acabados y, sobre todo, un trato profesional y personalizado que permite conseguir los mejores resultados optimizando cada recurso.

Por todo esto, en este post nos hemos propuesto presentaros las principales claves para acertar siempre en el diseño de una recepción, considerándola un elemento fundamental en la comunicación con los socios y clientes del negocio.

La primera impresión de tus clientes

Un buen diseño para una recepción de un negocio es importante por muchísimos motivos. Sin embargo, entre ellos, el que destaca fuertemente es la primera impresión que se van a llevar los clientes. Hay que pensar que, al entrar en cualquier negocio, lo primero en lo que se fija una persona que va a dejar allí su dinero es en la recepción.

Para causar una buena primera impresión en los clientes, deberíamos tener en cuenta varias cosas, siempre en términos generales y adaptando estas ideas a la imagen de cada negocio.

Lo primero es evitar sobrecargar la recepción: es mejor tener menos muebles o muebles con líneas más sencillas que presentar a los clientes muchos focos de atención que puedan llegar a hacerles sentir incómodos. Una recepción perfecta debe encontrar siempre el equilibrio entre los espacios limpios y abiertos y los toques de personalidad, que podemos conseguirlos más con detalles de decoración.

Además de esto, conviene presentar la recepción con una imagen corporativa potente, haciendo que el logotipo, la frase corporativa y el nombre de la marca estén siempre visibles y sean entendibles con solo un vistazo. Por último, para causar una buena impresión siempre es una buena idea contar con algún elemento sorpresivo para nuestros clientes, como una revista corporativa, unas jarras con agua de sabores o un pequeño regalo que se puedan llevar a casa.

Escoger los muebles de recepción adecuados

Otro de los puntos esenciales para conseguir un buen diseño en una recepción es escoger los muebles adecuados. Así como en otras estancias del negocio podemos optar por muebles más genéricos, en el caso de la recepción lo interesante es escoger el mobiliario de forma más estratégica.

Así, puede ser ideal conseguir muebles personalizados y únicos, de fabricación propia, pudiendo adaptar de este modo por completo el tamaño, el diseño o el color. Esta puede ser la ocasión perfecta para seguir transmitiendo el mensaje de la empresa también a través de sus muebles.

Otro aspecto a tener en cuenta es la comodidad. A menudo, los muebles que escogemos para una recepción siguen un único objetivo: mantener allí a los clientes hasta que puedan pasar a otra estancia. Si esto es lo que buscamos, no nos cuesta nada apostar un poco más por la comodidad, ofreciéndoles unas butacas y una mesa o un par de escritorios donde puedan dejar su documentación.

Lo importante es analizar qué van a hacer nuestros clientes en la recepción y pensar un poco más allá en soluciones que, además de servir para cuestiones prácticas, nos lleven a diferenciarnos de la competencia y a conseguir que, solo con pasar por la recepción, el cliente esté ya contento.

Una misma línea de diseño corporativo

Finalmente, la tercera clave del diseño de una buena recepción para un negocio es llevar una misma línea acorde con el diseño corporativo. En este caso, lo ideal sería, como ya comentamos, disponer todo tipo de elementos visuales relacionados con el negocio, desde frases corporativas, logotipos, nombre de la marca, algún ejemplo de nuestros productos y servicios… Sea como sea, buscamos que el cliente se quede con nuestro nombre y sepa diferenciarnos de los demás.

Además, también es una excelente opción idear el diseño de la recepción a partir de los propios colores corporativos, sirviéndonos de esta gama para crear tanto los muebles como los detalles de decoración e, incluso, los colores de las paredes.

En definitiva, lo más importante es mantener en la recepción un diseño coherente y cohesionado, donde nuestra marca sea visible y fácilmente reconocible y donde también prioricemos la comodidad de nuestros clientes y dejemos espacio para sorprenderlos incluso antes de que prueben nuestros productos o servicios.

La importancia del diseño de la recepción en un negocio