¿Cuál es el mejor Internet para ver películas online?

Gracias a su descomunal despliegue, España se ha convertido en el segundo país de Europa con más hogares que cuentan con fibra óptica. Sobre todo, a causa de la mayor demanda de plataformas de streaming en el país, donde el 81,8% de la población es ya usuaria. Un síntoma de la digitalización del entretenimiento que depende estrechamente de la calidad de conexión a Internet. Y cuyo logro se debe a las maravillas de la fibra.
Un escritorio con un ordenador. EP
photo_camera Un escritorio con un ordenador. EP

Más oferta de streaming, mejor calidad de vídeo

Con un ojo cada vez más acostumbrado a las pantallas, detectar la mala calidad de un vídeo es algo muy común. Factores como la resolución de la imagen o la conectividad del dispositivo de visualización tienen mucho que ver con esa percepción. Netflix, una de las plataformas de streaming líder presente en el 65% de los hogares españoles, ofrece suscripciones a distintas resoluciones. Sin embargo, el problema de conexión va aparte. Así como una manguera con poca presión apenas echa agua, visualizar vídeos online con buena calidad precisa de un flujo de conexión fluido, veloz e ininterrumpido. El Internet fibra óptica, ampliamente democratizado en España, consiguió acelerar mucho la velocidad de transmisión de datos. Encauzando un aumento de la demanda de fibra óptica junto a la mayor oferta de plataformas de streaming que abarca el consumidor.

El 81,8% de la población española, usuaria de streaming

Desde que se abrieron paso en la red, las plataformas de contenidos de pago no dejan de reunir suscriptores. Según el barómetro de Barlovento Comunicación, 30,5 millones de españoles usan plataformas de streaming, con una media de casi tres distintas por cada hogar. Al tratarse de un medio de pago, en el que cada usuario gasta casi 39€ de media al mes, poder visualizar correctamente el contenido audiovisual es primordial. Sólo Netflix y Amazon Prime Video reúnen ya más de 16 millones de suscriptores en el país. Aunque, en el caso de Netflix, el 61% de los usuarios comparte cuenta con otros espectadores. Siendo típico que cada uno de los miembros de una familia se conecte a distintos perfiles de la misma cuenta que, a su vez, comparten a terceros. Sin saberlo, afectando a su calidad de imagen si la velocidad de transmisión de datos es insuficiente.

¿Qué factores afectan a la calidad de imagen online?

Como se ha mencionado, la resolución es un punto a tener en cuenta. Sobre todo, en relación a la correspondencia entre la resolución del vídeo y la del dispositivo de visualización. Si bien un vídeo a 144p es indigerible en una televisión convencional, es posible que una resolución 4K sea inviable por su menor capacidad de resolución en el mismo dispositivo. Pero que un móvil adaptado a ésta, sí pueda reproducirlo bien. Más allá de la pantalla, sin embargo, la interrupción de la imagen, suspendida mientras carga en un error llamado buffering, es otro problema que nada tiene que ver con el dispositivo. Así como un escaso ancho de banda, que limita la cantidad de dispositivos conectados de forma simultánea, o el grado de latencia, que compromete la fluidez de navegación, afectan a la calidad de imagen. Todos, fruto del tipo de conexión a Internet.

La importancia de escoger una buena conectividad

Desde el ADSL y hasta la línea eléctrica y el acceso inalámbrico, existen muchos tipos de conexión a Internet. Sin embargo, la fibra óptica es de las más efectivas. Bajo un sistema que se basa en la luz —impulsos electromagnéticos— para transmitir datos, la fibra óptica alcanza velocidades de hasta 1.000Mbps simétricos. Asegurando menor pérdida de señal y menor latencia, así como un mayor ancho de banda y estabilidad.

Además, el exhaustivo despliegue de fibra óptica nacional ha convertido España en el segundo país con más hogares con fibra óptica de Europa, según el informe de abril de este año FTTH Market Panorama in Europe. Por lo que, junto a las atractivas ofertas y promociones que ofrecen las compañías, su accesibilidad resulta intachable. Pero ¿por qué exactamente es tan recomendable la fibra óptica para el contenido streaming?

¿Por qué la conexión afecta al streaming?

A fin de agilizar procesos, la visualización de vídeo en streaming funciona a modo de descarga de datos continua entre un servidor y el dispositivo de reproducción. En lugar de descargarlos directamente —por ejemplo, bajar una película en el ordenador—, el sistema permite visualizar contenido en cualquier momento y lugar. Pero, para que el flujo de datos no se interrumpa, es preciso mantener una conexión estable a Internet. De este modo, y como ya se ha mencionado, el mejor internet para ver películas online debe cumplir con requisitos muy concretos. Y como bien ejemplifica la fibra óptica, ser constante —inmune a interferencias colaterales—, rápido —logrando así una menor latencia— y sin buffering —que minimiza gracias al vasto conjunto de sus ventajas. Una respuesta a la mayor calidad de conexión que precisa nuestro estilo de vida digital.