Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

Una oleada de atentados deja 37 muertos en Bagdad durante la visita oficial de Hollande a Irak

Iraquíes acuden al lugar donde se ha perpetrado un atentado en Sadr en el este de Bagdad
Iraquíes acuden al lugar donde se ha perpetrado un atentado en Sadr en el este de Bagdad
Los terroristas centraron sus ataques contra el barrio chií de Ciudad Sadr

Una serie de tres atentados que tenía como principal blanco a la comunidad chií sacudió este lunes Bagdad y causó al menos 37 muertos y 74 heridos, coincidiendo con la visita oficial a Irak del presidente francés, François Hollande.

Dos de los atentados tuvieron como blanco el barrio de Ciudad Sadr, una zona humilde de mayoría chií a las afueras de la capital iraquí, según fuentes de la policía consultadas por Efe.

El ataque más grave, que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), causó la muerte a 37 personas y dejó a otras 65 heridas, algunas de ellas de gravedad, cuando un coche bomba explotó en una plaza abarrotada a las puertas de un mercado en Ciudad Sadr.

Un comunicado del EI, difundido a través de la agencia Amaq, vinculada a los yihadistas, afirmó que ese ataque fue perpetrado por un suicida y tenía como blanco a los musulmanes chiíes, a los que el grupo extremista suní trata como "renegados".

La plaza 55, el lugar de los hechos, se ubica en la entrada del mercado de Yamila, donde se reúnen cada mañana decenas de trabajadores, dueños de tiendas y clientes, un factor que, según las autoridades, contribuyó al aumento de la cifra de víctimas.

La segunda bomba explotó unas horas después frente al hospital Al Kindi, en el este de la capital, donde por lo menos cuatro personas resultaron heridas.

Un tercer artefacto explosivo estalló en las proximidades del hospital de Al Shauader, también ubicado en el barrio de Ciudad Sadr, e hirió a otras cinco personas.

En Ciudad Sadr reside un nutrido grupo de seguidores del clérigo chií Muqtada al Sadr, un destacado líder opositor al Gobierno iraquí, y es con frecuencia blanco de atentados terroristas.

El clérigo, a pesar de su oposición al Gobierno, expresó la semana pasada durante una reunión con el primer ministro, Haidar al Abadi, su apoyo al Ejército en su ofensiva para la liberación de la ciudad de Mosul, el principal bastión del EI en el norte de Irak.

Este es el tercer día seguido con atentados terroristas con un elevado número de muertos en Irak.

En Nochevieja dos bombas causaron 28 muertos en Bagdad, y el día de Año Nuevo otro ataque suicida llevado a cabo en la ciudad de Al Nayaf, un santuario chií en el sur del país, mató a otras siete personas.

Esos atentados también fueron reivindicados por el EI, que en los últimos días ha redoblado sus amenazas contra la comunidad chií en Irak.

Los atentados de este lunes tuvieron lugar mientras Hollande realizaba una visita oficial en Bagdad durante la que mantuvo una serie de reuniones con el presidente iraquí, Fuad Masum; el primer ministro, Haidar al Abadi, y otras autoridades del país.

Hollande manifestó su apoyo a Bagdad en la guerra contra el EI y vaticinó que las fuerzas iraquíes lograrán expulsar a los terroristas de Mosul en un plazo de "semanas".

El mandatario francés se dirigió después a la ciudad de Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí, para visitar a las tropas de su país que apoyan a Irak en la batalla para expulsar al EI de Mosul y del resto de la provincia de Nínive, en el norte del país.

El Ejército iraquí reanudó el pasado jueves su ofensiva contra el EI en Mosul y en las primeras jornadas de combates ha arrebatado varios barrios del este de la ciudad a los acólitos yihadistas.

No obstante, el EI, que conquistó la ciudad en 2014, sigue manteniendo el control de toda la mitad occidental de la ciudad y de amplias zonas en la provincia.

Una oleada de atentados deja 37 muertos en Bagdad durante la visita...
Comentarios