Un fuerte ciclón deja al menos 18 muertos en la isla de Cerdeña

El Gobierno italiano decretó el estado de emergencia en la isla de Cerdeña, arrasada esta madrugada por una de las peores inundaciones de los últimos años, lo que ha provocado hasta el momento al menos 18 muertos y varios desaparecidos.

"Estamos frente a una tragedia increíble. En 24 horas ha caído en Cerdeña la lluvia correspondiente a seis meses en toda Italia. Lo más importante ahora es salvar vidas y llevar a cabo intervenciones urgentes en la carretera principal de la isla", informó el primer ministro, Enrico Letta, después de la reunión de urgencia del Consejo de Ministros convocada esta mañana.

El Gobierno ha asignado ya 20 millones de euros para paliar los daños y atender a los afectados por el paso del ciclón Cleopatra, que se cernió ayer sobre la isla y que todavía hoy sigue dejando lluvias en la práctica totalidad del país.

El director de Protección Civil italiana, Franco Gabrielli, actualizó hoy el número de víctimas a su llegada a Cerdeña para coordinar las ayudas, después de que se encontrasen otros dos cuerpos, entre ellos el de un niño.

La ciudad de Olbia, en el noreste de la isla italiana, es la más afectada y ya se cuentan al menos ocho víctimas tras el ciclón Cleopatra, que ha producido desprendimientos de tierra, destrozado puentes y numerosos cortes de luz.

El alcalde de esta ciudad, Gianni Giovanneli, explicó hoy en los informativos de la radio pública Radio1 que sobre la ciudad esta noche ha caído una "auténtica tromba de agua" que en pocos minutos ha inundado algunas zonas hasta los tres metros de altura, ha desbordado los ríos y provocado socavones en las carreteras.

En la localidad de Monte Pino, el derrumbamiento de un puente ha causado cinco de los muertos, tres hombres y una mujer con su hija, cuyos respectivos vehículos cayeron al agua mientras circulaban por esta carretera.

En Arzachena han muerto ahogados cuatro brasileños, madre, padre y sus dos hijos de 16 y 20 años, al inundarse el sótano en el que vivían.

Centenares de personas han sido desalojadas de sus viviendas debido a los inundaciones y han pasado la noche en hoteles y centros deportivos, mientras que decenas de localidades siguen aisladas por los cortes de luz y por las carreteras impracticables.

Según el director regional del cuerpo de bomberos de Cerdeña, Silvio Saffiotti, son 350 los hombres desplegados en todo el territorio y en las próximas horas llegarán ayudas desde la península italiana.

Además de las víctimas los daños materiales son numerosos ya que además de las casas y locales comerciales inundados, también hay numerosas carreteras impracticables y terrenos agrícolas completamente destrozados.

Comentarios