Trump acumuló en su mansión quince cajas de documentos clasificados de la CIA y el FBI

El expresidente de EE UU intentó aferrarse al privilegio ejecutivo para retrasar la entrega de 300 informes que se había llevado y que finalmente se vio obligado a devolver en tres tandas durante este año

Donald Trump. EFE
photo_camera Donald Trump. EFE

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump acumuló más de 300 documentos clasificados de la CIA y el FBI en su residencia de Florida. El Gobierno estadounidense ha ido recuperando de manera escalonada esos documentos en el último año y medio, es decir, desde que Trump dejó la Casa Blanca en 2021. 

En total, los 300 documentos fueron devueltos al Gobierno en tres entregas. Primero, en enero de este año, los Archivos Nacionales de EE UU —encargados de custodiar material histórico— lograron recuperar 150 documentos clasificados de la casa del expresidente. La segunda tanda fue entregada al Departamento de Justicia por unos asesores de Trump en junio; y en tercer lugar, el FBI se hizo con más archivos clasificados en el sonado registro que efectuó este mes en la mansión del exmandatario en Florida. 

Hasta ahora, se desconocía el volumen exacto de material que las fuerzas de seguridad estadounidenses habían ido encontrado en la vivienda de Trump. Al parecer, este intentó aferrarse al privilegio ejecutivo para retrasar la entrega. La oficina de Archivos Nacionales difundió este martes una carta firmada por su directora interina, Debra Steidel Wall, y enviada el 10 de mayo a Evan Corcoran, abogado de Trump, en la que le denegaba una extensión del plazo alegando que no había razón para que el expresidente estuviera protegido por ese privilegio. 

Las 15 cajas en propiedad de los Archivos Nacionales habían sido recibidas en el pasado enero después de los intercambios mantenidos por esa institución y los exletrados del antiguo mandatario ante la supuesta falta de documentos oficiales. 

Los Archivos Nacionales encontraron en el material entregado información considerada de seguridad nacional, alguna de ella bajo la etiqueta de Top Secret. En la misiva se recuerda a la actual defensa de Trump que el departamento de justicia les había explicado el 29 de abril que en ese material había unos cientos documentos clasificados. 

Justicia subrayaba que acceder a ellos era necesario no solo en el marco de la investigación en marcha, sino también para evaluar "el daño potencial" que podría resultar por haber sido trasladados sin seguir los cauces habituales tras haber dejado el poder en 2021. Trump intentó retrasar la fecha de entrega y consiguió en un primer momento que esta pasara de la semana del 18 de abril a la del 29 de ese mes, pero después solicitó una prórroga. La carta de los abogados del 29 de abril establecía que en caso de que no les dieran más tiempo se debía considerar esa misiva como un alegato del privilegio ejecutivo. Pero la respuesta, divulgada este martes, fue totalmente clara: no se le reconocía ese privilegio y no había razón para retrasar más tiempo la entrega al FBI y a el resto de servicios de inteligencia implicados.

Comentarios