Tragedia en la cárcel colombiana de Tuluá deja 52 presos muertos y 24 heridos

Una riña en uno de los patios originó una trifulca, tras la cual se produjo el terrible incendio
Centro Penitenciario de Tuluá. WILLIAM LOAIZA AMADOR
photo_camera Centro Penitenciario de Tuluá. WILLIAM LOAIZA AMADOR

Un equipo de 25 personas, conformado por fiscales especializados, investigadores y expertos en criminalística de Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, y peritos forenses del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, asumió las pesquisas por los hechos ocurridos en cárcel de mediana seguridad en Tuluá,  departamento del Valle del Cauca,  en el sur occidente de Colombia. Aquí hasta el momento 52 presos murieron quemados y asfixiados, al tanto que unos 24 se encuentran con heridas y son atendidos en centros hospitales y clínicas de la región.

El Progreso, de manera exclusiva, estuvo en el sitio de los hechos a los pocos minutos de conocerse que los mismos se originaron en el patio numero ocho, donde se encuentran 160 personas sindicadas y condenadas por delitos menores, según informó el brigadier general Tito Yesid Castellanos, director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), dijo que "hubo una riña entre los internos quienes se atacaron con objetos contundentes. Dos de ellos posiblemente se estaban agrediendo con armas contundentes artesanales como cepillos de dientes que ellos mismos utilizan. Entró la guardia a controlar y posteriormente se produce el incendio".

El sitio, aun cuando contaba con sistemas modernos de cámaras de control y seguridad, no tenía equipo de control de incendios, por lo que fue necesario acudir a extintores manuales para evitar que la tragedia se extendiera a los 1.267 internos que allí se encuentran en 11 patios.

"El CTI se encuentra haciendo la verificación del lugar de los hechos y posteriormente dará el listado de las personas, una vez se logré dar la plena identificación. Los heridos se encuentran en las clínicas y estamos esperando que los médicos terminen sus procedimientos quirúrgicos y realizar nosotros su plena identificación. Los que se encuentran sin novedad fueron socializados inicialmente a los familiares y estamos en reconteo todavía de otros privados de la libertad porque estamos realizando la identificación decadactilar", expresó el general Tito Yesid Castellanos.

El presidente Iván Duque lamentó el motín e instó al director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) a investigar las causas de la tragedia. “Lamentamos los hechos ocurridos en la cárcel de Tuluá, Valle del Cauca. Estoy en contacto con el Tito Castellanos y he dado instrucciones para adelantar investigaciones que permitan esclarecer esta terrible situación. Mi solidaridad con las familias de las víctimas”, escribió el mandatario en Twitter.

Tras la tragedia, el presidente electo, Gustavo Petro, anunció que es urgente replantear la política carcelaria para hacerla más humana para dignificar al preso. “El estado colombiano ha mirado la cárcel como un espacio de venganza y no de rehabilitación. Lo acontecido en Tulua, como la masacre en la Modelo obliga a un replanteamiento completo de la política carcelaria de cara a la humanización de la cárcel y la dignificación del preso”, dijo Petro.

El ministro de Justicia, Wilson Ruiz  aseguró que "desde ya se adelantan las investigaciones pertinentes para esclarecer lo hechos" y encabezó un comité de crisis con el director del INPEC.