Sicarios siembran el terror en Tuluá causando dos muertes y calcinando 11 vehículos

El alcalde y la gobernadora decretaron un toque de queda de ocho horas y la militarización de la ciudad, respectivamente
Uno de los 11 vehículos calcinados en Tuluá (Colombia). W.L.A.
photo_camera Uno de los 11 vehículos calcinados en Tuluá (Colombia). W.L.A.
Tres atentados aislados dejaron dos hombres muertos, uno de ellos un guarda de tránsito, otro de sus compañeros herido, al igual que dos mujeres y una bebé de 18 meses. Además otros contra otros tantos vehículos en diferentes lugares de la ciudad y  un supermercado atacado también con bombas incendiarias es el balance no  oficial de la jornada que generó terror y miedo entre los habitantes de Tuluá, en Colombia. Los gobiernos municipal y departamental ordenaron un toque de queda por ocho horas y la militarización, respectivamente.
“Los delincuentes están reaccionando violentamente en Tuluá por la captura de sus cabecillas y las medidas que hemos tomado. No van a pasar por encima de las instituciones, estoy coordinando con el alcalde Gustavo Vélez, Policía y Ejército para que, de inmediato, garanticemos el orden público en Tuluá. Vamos a militarizar la ciudad para acompañar a la Policía en sus funciones de garantizar la seguridad y la tranquilidad de los tulueños”, dijo la gobernadora del departamento del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro.
La jornada  de terror se inició cuando delincuentes haciéndose pasar por integrantes de las disidencias de las FARC, mediante llamadas telefónicas, exigían a funcionarios  al servicio del gobierno el pago de altas sumas de dinero.
La gobernadora Dilian Francisca Toro ordenó militarizar el municipio de Tuluá para garantizar la seguridad y la tranquilidad de ciudadanos, tras los violentos hechos del fin de semana que dejan vehículos y motocicletas incineradas, además de atentados contra dos guardas de tránsito, uno de los cuales falleció.
La medida se suma al toque de queda de ocho horas decretado por el Ayuntamiento desde las 23.00 horas del sábado hasta las 7.00 horas del domingo.
Los actos de violencia serían en retaliación por la captura de Mauricio Marín Silva, alias Nacho, quien era el máximo cabecilla de la banda criminal La Inmaculada, tras la captura de su hermano, alias Pipe, según dijo la gobernadora.