jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

Scholz liderará una coalición inédita para gobernar en Alemania

Angela Merkel recibe un ramo de flores de Scholz este miércoles. EFE
Angela Merkel recibe un ramo de flores de manos de Scholz este miércoles. EFE
Socialdemócratas, verdes y liberales cierran un acuerdo para formar un Ejecutivo centrado en la pandemia y en la crisis climática

El aspirante socialdemócrata a la Cancillería alemana, Olaf Scholz, anunció este miércoles su pacto de coalición con los Verdes y el Partido Liberal (FDP), centrado en la lucha contra la pandemia y la crisis climática, dos puntos álgidos de la era post-Angela Merkel.

El aumento del salario mínimo interprofesional —de los 9,5 euros por hora actuales a 12— y la creación de un Ministerio de la Vivienda son dos puntos esenciales de sello socialdemócrata, mientras que los ecologistas dirigirán la transición a una economía verde y los liberales marcarán su pauta en Finanzas.

Representantes de los tres partidos que formarán la coalición alemana, con Scholz en el centro. CLEMENS BILAN (Efe)

[ Representantes de los tres partidos que formarán la coalición alemana, con Scholz en el centro. CLEMENS BILAN (Efe) ]

La lucha contra el covid, sin embargo, es asunto prioritario "en unos momentos en que día a día asistimos a una nueva máxima de incidencia", dijo Scholz, a modo de preámbulo a la presentación del pacto para la legislatura de 2021 a 2025, para desgranar varios puntos de actuación inmediata.

Junto a la creación de un equipo o gabinete de crisis, que analizará con expertos la evolución diaria de los contagios, Scholz se refirió al proyecto de ley para implantar la vacunación voluntaria en sectores profesionales esenciales, como personal sanitario y de atención a personas vulnerables.

"La primera potencia industrial de Europa se va a dotar de un nuevo gobierno, de una alianza inédita, cuyo propósito es modernizar este país, lo que reclama un gran esfuerzo", apuntó por su parte el líder de los Verdes, Robert Habeck, quien presumiblemente se convertirá en el ministro de Economía y Medio Ambiente.

"Estamos ante el gran desafío de una crisis sanitaria. Pero también ante otros desafíos persistentes, que debemos acometer, como la digitalización y la modernización del país", destacó el líder liberal, Christian Lindner, al que los medios sitúan al frente de Finanzas. 

Este será el primer tripartido a escala federal de Alemania, que pondrá fin a los 16 años de Merkel en el poder

La hoja de ruta marcada prevé que Scholz se someta a la investidura del Parlamento en torno al 6 de diciembre para liderar el que será el primer tripartido a escala federal de Alemania, que pondrá fin a los 16 años de Merkel en el poder. 

La lista de los ministros se dará a conocer en los próximos días, ya que su designación corresponde formalmente a cada partido. Pero en los medios se da por segura la asignación de Finanzas al líder liberal y de la supercartera de Economía y Medioambiente a Habeck.

Al Partido Socialdemócrata (SPD) de Scholz, la fuerza más votada en las elecciones generales con un 25,7%, le corresponderán siete ministerios, entre ellos el de Sanidad, con pocas competencias, puesto que corresponden a los Länder, pero de gran relevancia. Asimismo le corresponderá el recién creado Ministerio de la Vivienda, así como Defensa, Interior, Trabajo y Asuntos Sociales.

Los Verdes —que obtuvieron un 14,8% de los votos, su máximo histórico en unos comicios nacionales— tendrán cinco ministerios, entre ellos el de Exteriores, probablemente para Annalena Baerbock. Mientras, el FDP, con un 11,5%, se llevará junto a Finanzas las carteras de Justicia, Transportes y Educación.

Scholz presentó un acuerdo de coalición 59 días después de los comicios generales del 26 de septiembre, en que el bloque conservador de Merkel, con Armin Laschet como candidato, cayó con un 24,1% a su mínimo histórico en unas elecciones nacionales.

Scholz, el socialdemócrata que buscó la identificación con Merkel
El socialdemócrata Olaf Scholz, de perfil pragmático y perteneciente a la corriente más centrista del Partido Socialdemócrata, sucederá en el cargo a Angela Merkel tras una exitosa campaña para las elecciones, que ganó y en las que que destacó un cierto continuismo con respecto a la canciller conservadora. 

En un guiño a las comparaciones con Merkel, Scholz se dejó fotografiar en campaña haciendo el típico gesto con las manos en forma de rombo característico de la canciller, lo que causó indignación entre los conservadores. 

Su gestión como ministro de Finanzas le permitió crear confianza en muchos sectores, que recompensaron una campaña centrada en las inversiones, tanto en el contexto de la reconstrucción económica como en el de la lucha contra la crisis climática. 

Su imagen sufrió con los graves disturbios registrados en Hamburgo durante la cumbre del G20 en 2017, cuando era alcalde-gobernador de la ciudad estado, y en 2020 se vio salpicado por el escándalo Wirecard, que su ministerio detectó cuando ya era tarde. 

Sus detractores le achacan falta de empatía y lo han comparado incluso con un robot, pero Scholz ha sabido explotar su figura de gris funcionario a su favor, transmitiendo la idea de que es un garante de estabilidad, alguien de fiar que hace su trabajo. 

La carrera política de Scholz (nacido en 1959 en Osnabrück, en el norte de Alemania), que saltó al primer plano durante la era del último canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, ha sido una de constante ascenso. Entre 2002 y 2004, cuando Schröder no solo era canciller sino también presidente del SPD, Scholz fue secretario general de la formación política y, como tal, un defensor radical del paquete de reformas conocidas como la Agenda 2010. 

La iniciativa de Schröder implicaba recortes sociales y llevó a una escisión dentro del SPD y al surgimiento del partido La Izquierda, en el que los disidentes socialdemócratas se unieron a los postcomunistas. 

En todo caso, su apoyo a la Agenda 2010 y su rechazo a posibles coaliciones con La Izquierda han hecho que a Scholz se le sitúe habitualmente dentro del ala más conservadora del SPD, e incluso se le suele aplicar el adjetivo de "schröderiano". 

Las bases del partido, cansadas de la gran coalición, no lo quisieron como líder de la agrupación y prefirieron al dúo izquierdista formado por Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans. Sin embargo, cuando Esken y Walter-Borjans tuvieron que escoger a un candidato a la Cancillería recurrieron a Scholz sabiendo que era el más indicado para captar votos de centro y disipar los temores de un giro a la izquierda en la política alemana. 

Al frente de la Cancillería, Scholz puede llegar a tener conflictos con el ala izquierda de su partido, con lo que se repetiría lo que ocurrió durante la era Schröder cuando muchos militantes dejaron la formación como protesta por la agenda 2010. Ahora, sin embargo, las circunstancias que invitan a una fuerte acción del Estado en la reconstrucción económica pueden permitirle a Scholz a contentar al ala más purista de su partido, así como al centro político.

Scholz liderará una coalición inédita para gobernar en Alemania
Comentarios