viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

Rusia se retira de Járkov, la segunda mayor ciudad de Ucrania

Tanque ucraniano quemado en Kiev. ESTEBAN BIBA (EFE)
Tanque ucraniano quemado en Kiev. ESTEBAN BIBA (EFE)
De confirmarse esta situación, adelantada este viernes por The New York Times, sería uno de "los mayores reveses sufridos por los rusos desde su retirada de Kiev el mes pasado" ►El ejército ucraniano anuncia el hundimiento de "uno de los barcos más nuevos de la flota rusa"

Ucrania asegura que ha hundido un barco ruso en la isla de la Serpiente, en el Mar Negro

El ejército ucraniano aseguró que ha logrado hundir otro de los barcos que Rusia mantiene apostados en el mar Negro, cerca de la llamada isla de las Serpientes, tras un ataque de su armada.

Serhiy Bratchuk, portavoz de la Administración Militar Regional de la ciudad de Odesa, en el mar Negro, anunció en la noche del jueves en su cuenta de Telegram que el Vsevolod Bobrov, un buque de apoyo ruso, resultó dañado e incendiado tras un ataque ucraniano, informó la agencia local Ukrinform.

"Como resultado de las acciones de nuestra Armada, el barco de apoyo Vsevolod Bobrov, uno de los más nuevos de la flota rusa (botado en 2016), se incendió. Al parecer, se dirige muy dañado hacia Sebastopol", en Rusia, dijo Bratchuk.

Aunque reconoció que la "información aún está por aclarar" por completo, el portavoz reiteró que se ha confirmado que el buque "sufrió una 'mordedura de serpiente' en el área de la isla de la Serpiente", en una referencia irónica al ataque sufrido por el buque.

Según las autoridades ucranianas, en las últimas semanas, cerca de la isla de las Serpientes, las Fuerzas Armadas de Ucrania dañaron o destruyeron media docena de buques de guerra y apoyo que la Flota Rusa mantiene en el Mar Negro, incluido el crucero insignia Moskva.

Las tropas rusas se retiran de Járkov, según The New York Times

El Ejército ruso está retirando tropas de la ciudad de Járkov, la segunda mayor urbe de Ucrania, sobre la que había intensificado sus bombardeos en los últimos días, aseguró este viernes el diario The New York Times.

El rotativo, que cita fuentes oficiales ucranianas y de los aliados occidentales, asegura que los rusos han perdido terreno en esta región vecina al Donbás, donde están las autoproclamadas repúblicas de Donestk y Lugansk, ambas reconocidas por Moscú.

Precisamente, el Ejército ruso pretende controlar Járkov para poder asegurarse el éxito de la ofensiva que ha lanzado sobre esas dos regiones prorrusas.

De confirmarse esta situación sería uno de "los mayores reveses sufridos por Rusia desde su retirada de Kiev el mes pasado", destacó el diario.

Las autoridades ucranianas creen que el Kremlin probablemente redirigirá las tropas ahora hacia el sureste, donde se dice que está reforzando sus fuerzas en Izium, una ciudad que capturó el mes pasado.

Izium, a unas dos horas al sureste de Járkov, se ha convertido en un centro de operaciones crucial para Rusia que, al parecer, está logrando avances en la región oriental del Donbás, donde la lucha ha sido implacable y sus fuerzas son ayudadas por grupos paramilitares prorrusos.

Rusia trata en las últimas semanas de establecer un corredor que le permita a sus tropas moverse desde el este de Ucrania hasta la península de Crimea, que ya invadió en 2014.

Para ello, ha redoblado su ofensiva en el Donbás y trata de hacerse con el control total de la ciudad portuaria de Mariúpol, donde apenas un reducto de soldados ucranianos, en su mayoría del regimiento Azov, resisten atrincherados en las instalaciones de la acería de Azovstal.

Rusia envía nueva artillería a su frontera y continúa los ataques en el este

Rusia está enviando artillería adicional a su zona fronteriza del sur, en la región de Briansk, limítrofe con el norte de Ucrania, para ampliar los bombardeos en los asentamientos de la región de Chernígov, cercanos a Kiev.

Según el último informe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania publicado este viernes en Facebook, las tropas rusas no han cesado en las últimas horas en sus ataques contra varias regiones del país.

Estas operaciones ofensivas son especialmente virulentas en la Zona Operacional del Este de Ucrania, donde los rusos siguen tratando de controlar de forma total las regiones prorrusas de Donetsk y Lugansk, en el este del país, y Jersón, en el sur y parcialmente ocupada.

Con ello tratan de mantener un corredor terrestre entre estas regiones y la península de Crimea, que Moscú se anexionó en 2014.

Al mismo tiempo, "el enemigo mantiene la tensión en la región de Transnistria de la República de Moldavia y en la República de Bielorrusia", aseguró el Estado Mayor ucraniano.

Rusia se retira de Járkov, la segunda mayor ciudad de Ucrania
Comentarios