Rescatada una adolescente tras cerca de 250 horas atrapada bajo los escombros de un edificio en Turquía

La cifra de fallecidos asciende a más de 36.000 en Turquía y se calcula que unas 1.414 personas en Siria
Rescatadores turcos. EFE
photo_camera Rescatadores turcos. EFE

Los equipos de emergencia de Turquía han logrado rescatar este jueves a una adolescente de 17 años tras cerca de 250 horas atrapada entre los escombros de uno de los edificios derrumbados en la provincia de Kahramanmaras a causa de los terremotos del 6 de febrero. 

Según las informaciones recogidas por el diario turco Daily Sabah, la joven, identificada como Aleyna Olmez, ha sido hallada con vida entre los restos de un edificio de apartamentos en el distrito de Kabayasi. Olmez ha sido inmediatamente evacuada a un hospital de la zona. 

Los equipos de rescate siguen trabajando en la zona con la esperanza de hallar a más supervivientes, si bien los diez días pasados desde los terremotos, que han dejado más de 36.200 muertos en el país, hacen que las posibilidades de encontrar a personas con vida sean cada vez más escasas. 

Sube a más de 36.000 el número de fallecidos en Turquía por los terremotos

 Al menos 36.187 personas han fallecido y otras 108.000 han resultado heridas en Turquía debido a los dos fuertes terremotos de hace diez días, informó hoy la agencia de emergencias, Afad, mientras expertos advierten del riesgo de epidemias por la descomposición de cadáveres y la falta de medidas higiénicas.

Por otra parte, al menos 1.414 personas han muerto en las zonas de Siria controladas por el Gobierno, a las que hay que sumar 2.274 fallecidos en las zonas en manos de los rebeldes, según datos de la Defensa Civil Siria, conocida como cascos blancos. 

Los temblores han derribado miles de edificios, bajo los que podrían haber aún atrapados decenas de miles de cuerpos, según han advertido varios expertos turcos e internacionales, y otros 50.000 han quedado muy dañados y tendrán que ser demolidos.

La región afectada por los sismos, de magnitud 7,7 y 7,6, se extiende por 100.000 kilómetros cuadrados y en ella viven unos 14 millones de personas.

Coskun Aral, un reportero y fotógrafo de guerra que ha estado en la zona del desastre, ha asegurado a EFE que hay decenas de miles de cadáveres bajo los escombros y que algunos permanecerían allí durante mucho tiempo. 

"He estado en muchas zonas de guerra y catástrofes, pero nunca había visto algo así", dijo Coskun, quien advirtió que podrían darse brotes de cólera si no se toman medidas contundentes ahora.
"Ya hay sarna, la gente lleva sin poder lavarse desde el primer día", advirtió.

Deniz Yavuzyilmaz, un diputado del partido socialdemócrata CHP, el principal de la oposición, ha asegurado que hay riesgo de epidemia debido a que los cadáveres que quedan entre los escombros están empezando a descomponerse, y que los miembros de los equipos de rescate que sacan los cuerpos no pueden asearse ni cambiarse de ropa.

Alpay Azap, especialista en enfermedades infecciosas, ha indicado que aún no hay epidemia en la zona, pero sí riesgo de que se produzca una, y que es importante que los cuerpos que están aún entre los escombros sean enterrados de forma apropiada.

También mencionó el riesgo de transmisión a humanos de enfermedades de los animales que murieron en el seísmo, así como de diarreas debido a problemas en el suministro de agua potable.

Comentarios