Un preso mata a golpes a dos pedófilos en la cárcel: "Son monstruos, volvería a hacerlo"

"Pensé que simplemente le haría un favor a todos", explicó Jonathan Watson tras apalear hasta la muerte a los dos condenados por abusar de menores de 14 años
Jonathan Watson. EP
photo_camera Jonathan Watson. EP

Un preso estadounidense ha matado a golpes a otros dos reclusos condenados por haber cometido abusos sexuales contra menores de 14 años. "Son la peor pesadilla de los padres", explicó tras acabar con su vida Jonathan Watson. Al explicar el doble asesinato, no solo no mostró arrepentimiento, sino que reconoció que no dudaría en volver a actuar del mismo modo. "Pensé que simplemente le haría un favor a todos. Son verdaderos monstruos y volvería a hacerlo", declaró el reo de California, condenado a cadena perpetua desde 2009.

Antes de acabar con sus víctimas, sentenciadas por abusar de niños de menos de 14 años, Watson solicitó un cambio de compañeros de celda, pero las autoridades de la prisión no aceptaron su petición y optó por acabar a palos con la vida de los pedófilos David Bobb, de 48 años, y a Graham De Luis-Conti, de 62 años. Al parecer, lo hizo porque se pasaban horas viendo canales infantiles de televisión en presencia de otros reos.

"Estoy en una posición única donde tengo acceso a este tipo de personas y muy poco que perder", dijo en una carta al diario The Mercury News, para dejar claro que volverá a actuar del mismo modo si tiene que compartir de nuevo espacio con pederastas.

Ha vuelto a ser juzgado y condenado de nuevo a cadena perpetua.

Comentarios