Un nuevo ataque en Nigeria causa al menos 200 muertos

Al menos 200 personas han muerto en Nigeria en un nuevo ataque supuestamente cometido por la secta radical islámica Boko Haram en el estado norteño de Borno, informó hoy el diputado federal Abdulrahman Terab desde la zona del suceso. El ataque, que ocurrió el pasado lunes pero que ha trascendido hoy, tuvo lugar en la localidad de Gamboru, fronteriza con Camerún, declaró Terab al diario local Daily Trust.

"La gente está todavía contando los cadáveres. Han contando más de 200 y aún no han acabado", dijo el diputado, representante de la zona en la Cámara Baja del Parlamento nacional, en Abuya. "No hay familia que no se haya visto afectada en Gamboru", subrayó Terab, al precisar que la población está oficiando funerales para enterrar a los muertos.

Un superviviente de la matanza, Mohamed Abari, de 60 años, relató hoy a los periodistas que las víctimas mortales podrían ascender a 300. Los atacantes, que vestían indumentaria militar, invadieron la localidad por la noche en docenas de camionetas y motocicletas, destruyeron más de 250 casas y dispararon a discreción contra los lugareños, según los testigos.

"Cuando los pistoleros llegaron, mucha gente estaba durmiendo. Yo me desperté por el ruido de los disparos y los gritos de angustia de quienes fueron tiroteados o forzados a salir de sus casas incendiadas. No recibimos ninguna ayuda", añadió Abari.

El testigo se ocultó en un bosque durante varias horas antes de poder huir a la capital de Borno, Maiduguri, a unos 200 kilómetros la localidad de la localidad atacada. "Otro residente que escapó, después de esconderse varias horas, me dijo, cuando nos vimos en el bosque, que él personalmente había contado más de 300 cuerpos", dijo Abari, quien puntualizó que los atacantes también usaron explosivos y lanzagranadas.

Esta agresión no ha sido reivindicada por ningún grupo, pero se sospecha que pudo ser obra de Boko Haram, autor de numerosos ataques en el estado de Borno, base espiritual y de operaciones de la milicia islámica. Además, este mismo grupo armado difundió este lunes un vídeo en el que se atribuyó el secuestro de más de 200 niñas en una escuela de Chibok, también en Borno, a las que aseguró que iba a vender en el mercado.

El pasado domingo, supuestos miembros de la secta secuestraron a otras ocho niñas, de entre 12 y 15 años, del pueblo de Warabe, igualmente en Borno. Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la sharía o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.

Ayuda de Estados Unidos y Francia

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que su país hará "todo lo posible" por ayudar a Nigeria en su búsqueda de las más de 200 niñas secuestradas.En sus primeros comentarios públicos sobre este suceso, Obama reveló que el presidente de ese país, Goodluck Jonathan, ha aceptado la oferta que le hizo hoy el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, de enviar un equipo estadounidense al país para ayudar en la respuesta a la crisis.

"Hemos ofrecido la asistencia de nuestro Ejército y nuestros funcionarios de seguridad y la han aceptado. Vamos a hacer todo lo posible para proporcionarles ayuda", dijo Obama en una entrevista con la cadena NBC. "A corto plazo, nuestro objetivo es obviamente apoyar a la comunidad internacional y al Gobierno de Nigeria con nuestro equipo, para hacer todo lo posible con el fin de recuperar a estas jóvenes", explicó el mandatario.

Comentarios