La Marina de Estados Unidos detectó la implosión del Titan el pasado domingo

Este jueves se confirmó el fallecimiento de los cinco tripulantes del submarino a causa de una "implosión catastrófica" ► La empresa del sumergible y la Guardia Costera anunciaron el desenlace fatal tras hallar restos del aparato ► Los cadáveres de los pasajeros no pudieron ser localizados
Imagen del Titan. OCEANGATE
photo_camera Imagen del Titan. OCEANGATE

La Marina estadounidense detectó el pasado domingo el sonido de una implosión submarina que probablemente fuera la del sumergible Titan, confirmaron este jueves funcionarios del servicio a varios medios estadounidenses.

Según la Marina, la información se compartió inmediatamente con las autoridades a cargo de la misión de rescate, que decidieron continuar con la búsqueda para tratar de salvar las vidas de los cinco tripulantes, recoge The Washington Post.

Este jueves, la Guardia Costera de EE UU anunció que los "escombros" encontrados horas antes cerca de la zona donde se hallan los restos del Titanic corresponden a la parte externa del sumergible Titán, desparecido desde el domingo con cinco personas a bordo mientras realizaba una expedición para ver las ruinas del famoso transatlántico.

La empresa dueña del sumergible, OceanGate, confirmó el fallecimiento de los tripulantes minutos antes del anuncio de la Guardia Costera.

En el vehículo viajaban el empresario paquistaní Shahzada Dawood con su hijo Suleman, estudiante de 19 años; el explorador británico Hamish Harding; el explorador francés Paul-Henry Nargeolet y el consejero delegado de la firma OceanGate, Stockton Rush.

Harding, Nargeolet, Shahzada y su hijo Suleman, y Rush. EP
Harding, Nargeolet, Shahzada y su hijo Suleman, y Rush. EP

El pasado lunes la compañía informó que llevaba desde el domingo sin tener contacto con el sumergible. Desde ese mismo día, la Guardia Costera estadounidense inició una extensa operación de búsqueda con ayuda de Canadá para localizar al aparato. En la búsqueda participaron efectivos y recursos de EE UU, Canadá, Francia y el Reino Unido, con aviones, embarcaciones y drones submarinos.

La misión de bajar a ver los restos del Titanic, hundido en 1912 tras colisionar con un iceberg, tenía que haber durado diez horas. La empresa OceanGate Expeditions era la dueña y operadora del sumergible, empleado para llevar a cabo expediciones en aguas profundas.

En su página web, la compañía ofrece viajes de ocho días y siete noches para visitar los restos del Titanic, que se encuentran a unos 3.800 metros de profundidad, por un precio aproximado de 250.000 dólares.

Una "implosión catastrófica"

El contralmirante John Mauger, de la Guardia Costera, fue el encargado de confirmar que los ocupantes habían fallecido. Los restos del aparato fueron encontrados por un vehículo dirigido por control remoto (ROV) operado por el buque canadiense Horizon Arctic y posteriormente expertos determinaron que "son consistentes con una implosión catastrófica", es decir, una rotura y hundimiento provocados por la mayor presión del exterior.

 

Pese a que ya no hay esperanzas de encontrarlos con vida, las labores de recuperación de restos del aparato van a continuar. Los cuerpos de las cinco personas no se han encontrado, confirmó Mauger. Todo ello para intentar descubrir qué sucedió, desde que el domingo el sumergible perdió el contacto con el exterior, cuándo se produjo la implosión y también cuáles fueron las causas del accidente. "Ahora mismo es demasiado pronto para decirlo", explicó el contralmirante, quien sí precisó que las boyas de sonar que se colocaron en el mar detectaron varios sonidos pero no percibieron "ningún evento catastrófico".

Según precisó el experto submarino Paul Hanken, se encontraron "cinco piezas principales" que reconocieron como "restos del Titan". Lo primero que se encontró fue "el cono de la nariz, que estaba fuera de la sala de presión". "Encontramos la campana de la parte delantera de la sala de presión y este fue el primer indicio de que hubo un evento catastrófico poco después", precisó.

Los pasajeros: millonarios y aventureros

El matrimonio Straus, en la película 'Titanic'
El matrimonio Straus, en la película 'Titanic'

Los cinco pasajeros del Titan eran millonarios o personas que han dedicado su vida a la aventura o la exploración. En él viajaban el empresario paquistaní Shahzada Dawood con su hijo Suleman, de 19 años; el explorador británico Hamish Harding; el explorador francés Paul-Henry Nargeolet y el consejero delegado de la firma OceanGate, Stockton Rush (piloto del sumergible desaparecido).

También se conoció que la esposa de Rush, Wendy, es tataranieta del matrimonio Straus, ambos pasajeros del Titanic. Los Straus viajaban en primera clase y formaban una de las parejas más ricas a bordo del Titanic. Al parecer, él rechazó subir al salvavidas a pesar a pertenecer a la primera clase, y su esposa lo acompañó.

En la película de James Cameron del año 1997 aparecen ambos retratados como una pareja de ancianos se abraza en la cama mientras el agua sube su alrededor hasta cubrir el camarote.

Exigían firmar un documento en el que reconocían que podían morir en la aventura

Mike Reiss. EP
Mike Reiss. EP

A lo largo de los últimos años fueron muchos los que se aventuraron para ver los restos del el Titanic en directo. Uno de ellos fue Mike Reiss, guionista de Los Simpson, que también estuvo en el Titan y pudo ver los restos del mítico transatlántico.

Reiss reveló que se exige a los turistas que participan en esta expedición que firmen un documento en el que reconocen que podrían morir en el viaje. "En el documento se menciona la muerte tres veces en la primera página y nunca se te pasa por la cabeza. Mientras subía al submarino, pensaba que podía ser el final. A nadie que estuviera en esta situación le pilló desprevenido. Todos saben en lo que se están metiendo, es exploración, no son vacaciones, ni búsqueda de emociones, no es como el paracaidismo, son exploradores y viajeros que quieren ver algo importante".

El año pasado, otra tripulación del Titan se perdió durante su expedición. "Nos perdimos. Estuvimos perdidos dos horas y media", dijo uno de los pasajeros, el empresario Shrenik Baldota, durante un reportaje de la CBS.

El reportero de la CBS David Pogue también iba a bordo. "Se ha perdido la comunicación con el submarino y no saben dónde está. Todavía podrían estar bien. Tienen varias formas de subir a la superficie. La pregunta es por qué no lo han hecho", escribió en la red social Twitter antes de que se conociera el fatal desenlace de esta historia.

James Cameron tras la tragedia del Titán: "LLama la atención su similitud con el Titanic"

El director de la película Titanic, James Cameron, se pronunció este jueves sobre la trágica implosión del sumergible Titán -en la que han fallecido cuatro pasajeros y su piloto- mostrándose sorprendido por su "similitud" con el caso real del propio Titanic.

"Me llama la atención la similitud con el propio desastre del Titanic, en el que el capitán fue advertido repetidamente sobre la presencia de hielo delante de su barco y, sin embargo, se dirigió a toda velocidad hacia una zona helada", afirmó el oscarizado cineasta en declaraciones a la cadena estadounidense ABC News.

"Es una tragedia muy similar en el mismo lugar. Es asombroso y realmente surrealista. (...) Se trata de una pesadilla que ha pasado por el fondo de todas nuestras mentes en algún momento", añadió Cameron.

Asimismo, el director canadiense, quien defendió la práctica segura de las inmersiones en aguas profundas, recalcó que "muchas personas" habían mostrado su preocupación por la empresa OceanGate Expeditions porque "lo que estaban haciendo era demasiado experimental y necesitaba ser certificado".

El éxito de taquilla del filme Titanic (1997) se valió en gran medida de imágenes del lugar donde ocurrió el naufragio real y tomas que reflejaron cómo se usaron dispositivos sumergibles para explorar los restos del barco. En sus declaraciones, Cameron añadió que era "amigo" del piloto francés Paul-Henri Nargeolet, uno de los pasajeros del Titán, al que conocía desde hacía 25 años y expresó que una muerte "de esta manera tan trágica es casi imposible de procesar".

El cofundador de OceanGate rechaza las críticas a la seguridad de la empresa

El emprendedor Guillermo Söhnlein, cofundador de OceanGate, la empresa que operaba los viajes a los restos del Titanic del sumergible siniestrado, rechazó este viernes algunas críticas sobre la seguridad de la compañía al considerar que esas personas no disponen de "toda la información" para poder opinar. 

En declaraciones a la emisora británica BBC Radio 4, Söhnlein, estadounidense de origen argentino, que dejó la empresa hace diez años aunque aún posee una participación minoritaria en ella, dijo que aquellos que comentan sobre asuntos relativos a las condiciones de seguridad del sumergible siniestrado Titán no están "totalmente informados". 

"Las personas no hacen más que equiparar certificación con seguridad e ignoran los 14 años de desarrollo del sumergible Titán", lamentó. 

Según él, "cualquier experto que sopese esto, incluyendo a (el director James) Cameron, también admitirá que no estaban cuando se diseñó el sumergible, durante el proceso de ingeniería del sumergible, durante la construcción del sumergible y, con seguridad, tampoco cuando se llevó a cabo el riguroso programa de pruebas al que se sometió el sumergible". 

Söhnlein consideró que lo ocurrido había supuesto "una trágica pérdida para la comunidad de exploración oceánica" si bien apuntó que cualquiera que trabaje en el océano "conoce el riesgo de operar bajo tal presión y sabe que en un momento determinado corre el riesgo de sufrir una implosión de este tipo".