Lula acusa a Bolsonaro de "estimular" un golpe de Estado

El expresidente condena de forma tibia 
Jair Bolsonaro. JOÉDSON ALVES
photo_camera Jair Bolsonaro. JOÉDSON ALVES

El presidente de Brasil, Lula da Silva, reaccionó al asalto a las sedes gubernamentales por parte de los bolsonaristas ordenando la intervención de los organismos de seguridad del Distrito Federal, región donde se encuentra Brasilia, y desplegando fuerzas federales para ayudar a expulsar a los golpistas de las instituciones.

Los agentes antidisturbios, utilizando gases lacrimógenos y bombas de estruendo, se hicieron con el control de las sedes del Ejecutivo, Legislativo y Judicial unas cuatro horas y media después del inicio del ataque, ocurrido dos años y dos días después del violento asalto al Capitolio de Estados Unidos, por parte de ultraderechistas con los que el bolsonarismo está alineado.

En una declaración desde Araraquara, donde se encontraba de viaje, Lula afirmó que hubo "incompetencia" y "mala fe" por parte de los responsables de seguridad de Brasilia, que dependen de la administración del gobernador Ibaneis Rocha, aliado de Bolsonaro.

El mandatario culpó de la situación a los discursos de Bolsonaro "estimulando" las manifestaciones golpistas y aseguró que los "fascistas" serán llevados a la Justicia, así como los patrocinadores del ataque.

Poco antes del anuncio de Lula, el secretario de Seguridad de Brasilia, Anderson Torres, quien fue ministro de Justicia en el Gobierno de Bolsonaro, fue destituido de su cargo.

Tibia reprobación de Bolsonaro

Por su parte, el expresidente Jair Bolsonaro, quien se encuentra en Estados Unidos, reprobó este domingo de forma tibia el intento de golpe de Estado promovido por sus simpatizantes radicales, que invadieron las sedes de los tres poderes en Brasilia.

"Las manifestaciones pacíficas, dentro de la ley, son parte de la democracia. Sin embargo, el vandalismo y las invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla", manifestó el exmandatario en sus redes sociales. 

El capitán retirado del Ejército, que dejó el poder el pasado 1 de enero, repudió en su mensaje "las acusaciones, sin pruebas" vertidas por el actual jefe de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva, quien hoy recriminó a su predecesor "estimular" los actos golpistas de sus partidarios más radicales.

Comentarios