Los rebeldes del Congo anuncian su retirada de dos frentes

El Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), grupo alzado en armas contra el Gobierno de la República Democrática del Congo en el este del país, anunció este martes que retirará a sus efectivos de dos frentes en la provincia de Kivu Norte a fin de que las tropas de la ONU ocupen las zonas.

Según la Misión de las Naciones Unidas en el país (MONUC), los rebeldes encabezados por el general renegado Laurent Nkunda han comunicado su decisión de replegar a sus tropas a 40 kilómetros de los frentes Kanyabayonga-Nyanzale y Kabasha-Kiwanja, epicentros de fuertes combates en las últimas semanas.

Como contrapartida, los rebeldes han pedido a las tropas de la ONU que velen por la seguridad en las zonas de separación y que garanticen que ninguna otra fuerza las ocupe, pues en caso contrario anulará inmediatamente su decisión de retirarse, declaró el portavoz de la MONUC, el teniente coronel Jean-Paul Dietrich.

Proceso de paz
Dietrich expresó su esperanza de que el CNDP cumpla su promesa con el fin de que puedan abrirse corredores de asistencia humanitaria para los desplazados por el conflicto, que ascienden a más de 250.000 personas.

En un comunicado, divulgado tras la reunión de su cúpula dirigente en Jomba, el CNDP aseveró que con su retirada de los frentes intenta dar una nueva oportunidad a la paz y respaldar al enviado especial de la ONU, Olusegun Obasanjo, en su misión de mediación en el país.

El ex presidente nigeriano y Nkunda se reunieron el pasado domingo, con vistas a que, tras más de dos meses de enfrentamientos, las autoridades de Kinshasa y el CNDP entablen negociaciones de paz.

Frentes abiertos
La MONUC confirmó, por otra parte, que numerosas casas fueron saqueadas este martes durante los tiroteos que sostuvieron en la zona de Lubero, cerca del lago Eduardo, milicianos locales mai-mai, nominalmente aliados del Gobierno, y tropas gubernamentales que huían de la zona de Rwindi y Ndeko, ocupadas este lunes por el CNDP.

Los mai-mai bloquearon la carretera en Kirumba, 250 kilómetros al norte de Goma, y pretendían que los militares regresaran al frente para combatir a los rebeldes, según explicó a "Radio Okapi", emisora patrocinada por la ONU, el comandante de los mai-mai, Lafontaine Mukambutho.

Se calcula que cientos de personas han muerto en Kivu Norte desde la reanudación en agosto pasado de los enfrentamientos entre los rebeldes de Nkunda y las tropas gubernamentales y sus aliados, mientras que más de 250.000 civiles han tenido que abandonar sus lugares de origen a causa de los combates y los abusos de los derechos humanos cometidos por todas las partes.

Comentarios