miércoles. 16.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 16.10.2019
El tiempo

China no quiere que la Audiencia investigue la represión en el Tíbet

La Embajada de China en España ha solicitado al Gobierno estatal que tome "medidas inmediatas y efectivas" para que la querella presentada en la Audiencia Nacional sobre las protestas aplacadas que se registraron el pasado año en el Tíbet, en los que murieron unos 200 tibetanos, "sea retirada cuanto antes".

Con esa petición, el Gobierno chino pretende "evitar estorbos y daños en las relaciones bilaterales entre China y España". Por el mismo motivo, ha pedido que el juez español Santiago Pedraz retire la petición de interrogar a ocho altos cargos chinos --incluidos tres ministros-- por la represión en el Tíbet en el 2008.

En un comunicado, la Embajada china ha asegurado que "conforme al Derecho Internacional y las normas de las relaciones internacionales universalmente reconocidas", los líderes y los funcionarios gubernamentales de los países "gozan de la inmunidad soberana y no están sujetos a la jurisdicción de los países ajenos".

Pretencía recordarle a Pedraz que carece de jurisdicción, ya que el magistrado solicitó a China que le permita interrogar como imputados a tres ministros --Defensa, Seguridad del Estado y Seguridad Pública-- y cinco altos cargos de este país por su presunta implicación en la represión que se produjo en Tíbet cuatro meses antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

"Incidentes y calumnias"
En este sentido, la Embajada señala que "el incidente" registrado el 14 de marzo del pasado año en Lhasa -que se saldaron con 203 muertos, más de mil lesionados graves y 5.972 detenidos ilegales y desaparecidos, según la querella presentada por el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT) y otras dos asociaciones- fue "organizado, premeditado, planificado e incentivado por la camarilla escisionista de Dalai Lama".

En la misma línea, la querella presentada por los "independentistas tibetanos" en base a "testimonios falsificados y calumnias" tiene "la intención evidente" de "difamar al Gobierno chino, dividir China y sabotear las relaciones entre China y España".

"Las medidas adoptadas por las autoridades correspondientes del Gobierno local de Tíbet de China, de acuerdo con lo establecido jurídico, han contado con el apoyo de todo el pueblo chino incluyendo los compatriotas tibetanos", concluyó la Embajada.

China no quiere que la Audiencia investigue la represión en el Tíbet
Comentarios