La comunidad internacional intenta poner paz en Osetia

Escenas tras los bombardeos en Gori (Fotos: EFE)
photo_camera Escenas tras los bombardeos en Gori (Fotos: EFE)

Una delegación que incluye enviados de los Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE, donde está incluida Rusia) se dirige a Osetia del Sur para intentar conseguir un alto el fuego, tras tres días de combates en los alrededores de la capital, Tsjinvali.

Los representantes diplomáticos tienen la esperanza de lograr una tregua en este conflicto territorial en el que los muertos se cuentan ya por centenares (aunque ninguna fuente independiente ha dado una cifra fiable). Pero los emisarios de la UE y Estados Unidos, todos ellos miembros de la OTAN, tendrán difícil asumir el papel de mediadores honestos ante las partes en conflicto.

El Ejército Ruso, que apoya las ambiciones de Osetia del Sur de independizarse de Georgia, ha bombardeado con su aviación varias ciudades georgianas lejos de la zona del conflicto, siendo la más afectada la población portuaria de Gori.

Diálogo y belicismo
Mientras ambos bandos aseguran tener el control de Tsjinvali, el presidente georgiano Mijail Saakashvili anunció que el país se encontraba en estado de guerra ante la aviación rusa y, pocas horas después, anunció un alto el fuego, sin que los combates cesaran en ningún momento

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, no quiso oír hablar de diálogo y dio un ultimatum a Georgia. O se marcha de Osetia antes del martes, o habrá consecuencias. Rusia recrudeció su apoyo a las aspiraciones osetias tras la independencia de Kosovo. Si sus países aliados, como Serbia, sufren recortes territoriales, también pueden sufrirlos sus rivales diplomáticos.

El gobierno de Abjasia, otra región de Georgia con aspiraciones separatistas, asegura haber lanzado ataques de artillería y aviación contra los georgianos en Kodori. Abjasia y Osetia funcionan desde principios de los 90 como estados independientes 'de facto', con el apoyo de Rusia pero sin reconocimiento internacional.

Demostración de fuerza
El mayor miedo de los estados de la UE y de EEUU es que Rusia decida usar este conflicto como una demostración de poder militar en la región, y decida hacerlo valer para pedir que se redibuje el mapa. El propio Putin ha dicho que no parece posible que Osetia vuelta a reintegrarse en Georgia.

Y eso es precisamente lo que el gobierno georgiano no quiere oír. La crisis ha crecido en espiral después de que Georgia lanzase un ataque sorpresa contra Osetia en la madrugada del viernes, mientras miembros del gobierno separatista y asesores rusos esperaban en Tsjinvali para mantener unas conversaciones de paz con los georgianos esa misma tarde.

En respuesta, Moscú envió tropas a través de la frontera de Osetia del Norte (una provincia autónoma de Rusia) y los combates se han sucedido hasta el sábado por la noche, sin intención de cesar por ahora. Georgia está retirando a sus 2.000 soldados destacados en Irak.

Bush está con Georgia
El presidente de EEUU, George Bush, ha declarado que el ataque ruso contra Georgia marca una "peligrosa escalada en la crisis" y ha pedido que se respete la integridad territorial del país. "No puede ser que se ataquen ciudades lejos de la zona de conflicto en Osetia del Sur", afirmó desde Pekín.

Comentarios