Trump se declara no culpable de intentar revertir las elecciones de 2020

El expresidente de Estados Unidos está imputado por cuatro cargos 
Donald Trump. EUROPA PRESS
photo_camera Donald Trump. EUROPA PRESS

La jueza Moxila Upadhyaya aceptó este jueves dejar libre al expresidente de EE UU Donald Trump tras marcar las condiciones para su liberación, y fijó la siguiente vista contra el exmandatario por su presunto intento de revertir el resultado de las elecciones de 2020 para el 28 de agosto. Trump se declaró no culpable en el caso penal que los juristas apuntan como el más importante contra él.

El expresidente, de 77 años, rechazó los cuatro cargos de los que está imputado: conspiración para defraudar a EE UU, conspiración para obstruir un procedimiento oficial, obstrucción e intento de obstruir un procedimiento oficial y conspiración contra derechos. Por la primera le podría caer una pena máxima de cinco años de cárcel, por la segunda y la tercera veinte años de prisión, respectivamente, y por la cuarta, diez años.

El expresidente pasó este jueves a disposición judicial tras llegar a la sede del tribunal federal del Distrito de Columbia para la lectura de cargos. Se encontró en la misma sala con el fiscal especial Jack Smith, que también estuvo presente en la comparecencia de Trump en junio ante una corte de Florida por llevarse y mantener ilegalmente en su mansión de Mar-a-Lago documentos clasificados de la Casa Blanca.

Donald Trump, este jueves en el aeropuerto. EFE
Donald Trump, este jueves en el aeropuerto. EFE

En los últimos meses, Trump también ha sido acusado en Nueva York por un supuesto soborno a la actriz porno Stormy Daniels, con la que mantuvo un affaire en el pasado, durante la campaña electoral de 2016 para comprar su silencio.

Después de la comparecencia de este jueves, Trump se marchó en un vehículo en dirección al aeropuerto Ronald Reagan, en las afueras de Washington, para tomar su avión personal, el Trump Force One, en dirección a Nueva Jersey, donde tiene un club de golf en Bedminster. Antes de partir, el expresidente afirmó en declaraciones a los periodistas a pie de pista que lo que le está pasando es "una persecución de un oponente político. Se supone que esto nunca tendría que haber pasado en EE UU".

Con semblante contrariado, denunció que se le está persiguiendo por liderar los sondeos para las primarias republicanas del próximo año, en las que se elegirá al candidato de su partido para los comicios presidenciales de noviembre de 2024, y por estar por delante del presidente Joe Biden en las encuestas.