miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

Italia despide a sus fallecidos con un funeral de Estado en Ascoli

El número de víctimas mortales de la catástrofe sigue ascendiendo y ya se sitúa en 291, mientras que las autoridades continúan trabajando en labores de rescate

Italia despide en un funeral de Estado, en Ascoli, a los fallecidos a causa del terremoto producido el miércoles en el centro del país, a él han asistido el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, y el primer ministro, Matteo Renzi.

El acto funerario, el primero oficial y que se celebra mientras Italia está en luto nacional por la catástrofe, se produce mientras se conoce que un nuevo recuento provisional de víctimas eleva ya a 291 los muertos por el seísmo.  La nueva actualización eleva en seis el número de fallecidos con relación a las cifras oficiales provisionales de esta mañana, después de los últimos rescates de cadáveres en las poblaciones afectadas. En Amatrice se han recuperado 230 cuerpos, en 11 en Accumoli y 49 en Arquato, precisó la Protección Civil

La mayor parte de los fallecidos, 230, se han registrado en Amatrice, en la región del Lacio, a unos 140 kilómetros al noreste de Roma y que fue la localidad más afectada por el terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter.

El funeral de Estado está presidido por el obispo de Ascoli Piceno, Giovanni D'Ercole, y asisten a él familiares de las víctimas y algunos de los miles de personas que participan en las labores de rescate y asistencia a los damnificados. D'Ercole pronunció los nombres de 35 de los fallecidos por quienes fue organizada este sábado la ceremonia religiosa.

El obispo, en su homilía, aseguró que los campanarios de las localidades golpeadas por el terremoto "se han caído, no suenan más", pero aseguró: "volverán a tocar, recuperarán el sonido de la mañana de la Pascua". "No tengáis miedo de gritar vuestro sufrimiento, pero no perdáis el valor. Juntos reconstruiremos nuestras casas e iglesias", dijo el obispo en este funeral religioso con participación de las altas instancias del Estado y en el que se vio comulgar al primer ministro Renzi.


La nueva actualización eleva en seis el número de fallecidos con relación a las cifras oficiales provisionales después de los últimos rescates de cadáveres

La Fiscalía de Rieti abrió una investigación preliminar después de comprobar los daños de algunos edificios que habían sido reestructurados recientemente


Durante el acto algunos de los familiares heridos por el seísmo asistieron en las primeras filas junto a los féretros con los cuerpos de los fallecidos y otros siguieron la ceremonia sentados en el suelo abrazados a los ataúdes.

RÉPLICAS. Un nuevo terremoto 4,8 de magnitud en la escala Richter volvió a sacudir a primera hora de este jueves las zonas del centro de Italia afectadas por el devastador seísmo del 24 de agosto y causó nuevos derrumbes, pero ningún daño a los equipos de rescate que siguen trabajando en la búsqueda de personas bajo los escombros.

La tierra no dejó de temblar en toda la noche y se produjeron más de 60 réplicas de una magnitud de entre 3 y 4, la mayor de ellas fue la de las 6.28 horas locales (4.28 GMT) y duró más de un minuto, según los datos del Instituto Italiano de Geofísica y Vulcanología.

DISPOSITIVO CON 5.400 PERSONAS. Un total de 5.400 personas de diferentes cuerpos de seguridad y asistencia civil son las que se están encargando de excavar entre los escombros y de atender a los damnificados en las localidades afectadas. Según los datos de la Protección Civil, hay 1.000 agentes de la Policía italiana, 1.060 del Cuerpo de Bomberos, 400 militares y unos 3.000 voluntarios de diferentes asociaciones y organizaciones como la Cruz Roja o el Cuerpo Forestal. 

También los bomberos han enviado a las zonas 30 unidades caninas capaces de localizar posibles supervivientes entre los escombros, detalló Protección Civil. Protección Civil señaló que las tareas de búsqueda en las localidades más afectadas, Arquata del Tronto y Pescara del Tronto, ambas en la provincia de Ascoli, y Amatrice y Accumoli (en la provincia de Rieti), concluirán "sólo cuando se crea que no se puede localizar a más personas" bajo los escombros.

EN CAMPAMENTOS. Los equipos de rescate han instalado campamentos para alojar a cerca de 4.000 personas en Accumoli, Amatrice, Montegallo y Arqueata, en la zona afectada. También se han previsto instalaciones en otras cinco localidades de la región de Umbria, donde no se han producido víctimas, pero sí daños materiales, para que las personas que tengan miedo de dormir en sus casas puedan pasar la noche.

Las labores de rescate son particularmente difíciles en pueblos como Arquata o Accumoli, ya que son localidades de montaña donde el acceso a las casas es prácticamente imposible por tierra, por lo que los socorristas han tenido que ser transportados en helicóptero y trabajan sobre los techos de los edificios derrumbados.

CRÍTICAS POR LAS INSTALACIONES. Comienzan también a manifestarse críticas por la situación de algunos edificios públicos, como una escuela en Amatrice, que se beneficiaron de ayudas para adecuarse a las normas antisísmicas y que no obstante se derrumbaron.

La Fiscalía de Rieti abrió una investigación preliminar con la hipótesis de desastre doloso después de comprobar los daños de algunos edificios que habían sido reestructurados recientemente.

Italia despide a sus fallecidos con un funeral de Estado en Ascoli
Comentarios