Israel destituye a dos comandantes por el ataque a la ONG del chef José Andrés

La investigación realizada por el propio Ejército hebreo señala que los soldados atacaron el convoy de cooperantes debido a una cadena de "graves errores". World Central Kitchen demanda una pesquisa "independiente" y "creíble"
Edificios destruidos en Gaza. EUROPA PRESS
photo_camera Edificios destruidos en Gaza. EUROPA PRESS

El Ejército israelí destituyó este viernes a dos comandantes por su responsabilidad en el ataque el pasado lunes en el centro de la Franja de Gaza contra un convoy de World Central Kitchen (WCK) —la ONG dirigida y fundada por el chef español José Andrés— , que se produjo debido a una cadena de "graves errores", según su propia investigación, mientras la organización demanda una pesquisa "independiente" y "creíble".

La investigación, publicada este viernes, concluyó que las fuerzas israelíes identificaron a dos "pistoleros " en los camiones de ayuda mientras el convoy se dirigía a un almacén en Deir al Balah, en el centro del enclave, y, cuando los vehículos abandonaron el lugar tras la descarga, "uno de los comandantes supuso erróneamente que los pistoleros iban dentro de los vehículos y que se trataba de terroristas de Hamás".

Esta es la conclusión fundamental de la pesquisa pseudoindependiente encargada por el Ejército al Mecanismo de Investigación y Evaluación de Hechos (FFAM), un cuerpo liderado por el mayor general Yoav Har Even, que decide si se abre una investigación criminal sobre incidentes en combate.

"Las fuerzas no identificaron los vehículos en cuestión como asociados a WCK. Tras una identificación errónea por parte de las fuerzas, atacaron a los tres vehículos basándose en la clasificación errónea del evento y la identificación errónea de que los vehículos tenían agentes de Hamás en su interior ", señala la investigación.

El ataque contra el convoy de la ONG estadounidense WCK se cobró la vida de siete de sus empleados: el palestino Saifeddin Ayad Abutaha, la australiana Lalzawmi Frankcom, el polaco Damian Soból, el canadiense-estadounidense Jacob Flickinger y los británicos John Chapman, James Henderson y James Kirby.

"Exigimos la creación de una comisión independiente para investigar los asesinatos de nuestros colegas del WCK. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) no pueden investigar de manera creíble su propio fracaso en Gaza", aseguró este viernes la organización.

WCK consideró que las disculpas de Israel "por el escandaloso asesinato de nuestros colegas es un escaso consuelo", e instó, no solo a que evite más muertes de empleados humanitarios, sino también a que "proteja y alimente a civiles inocentes en Gaza". "De su investigación preliminar se desprende que las FDI han desplegado fuerza letal sin tener en cuenta sus propios protocolos, cadena de mando y reglas de enfrentamiento ", condenó WCK.

Tres misiles

Aunque iba perfectamente identificado con el logo de WCK, el convoy recibió el impacto de tres misiles disparados por un dron, lo que fue "una grave violación de las órdenes y de los procedimientos operativos estándar de las FDl", además de producirse "errores en la toma de decisiones", según la investigación castrense.

Un primer misil alcanzó al auto que lideraba el convoy y los supervivientes corrieron a refugiarse al siguiente vehículo, que también fue atacado por otro misil segundos después y, cuando un tercer vehículo se acercó a socorrerlos, recibió otro impacto. Por ello, José Andrés acusó a Israel esta semana de atacar el convoy humanitario "sistemáticamente, vehículo tras vehículo", cuando el desplazamiento se había coordinado previamente con el Ejército.

Tras analizar el informe del FFAM, el jefe del Estado Mayor, Herzi Halevi, decidió destituir al comandante de apoyo de fuego de la brigada, un oficial con rango de mayor; y al jefe de la brigada, un coronel en la reserva; además de amonestar a los comandantes tanto de la brigada como de la división que opera en el centro de la Franja. Halevi también "reprenderá formalmente" al jefe del Comando Sur, Ori Gordin, quien coordina la ofensiva en la Franja, por "su responsabilidad general en el incidente".

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, fue el primero en admitir el martes la responsabilidad de Israel en el ataque y expresó su pesar por ese "trágico incidente"; mientras que el presidente, Isaac Herzog, llamó a José Andrés para disculparse. Además, el propio Netanyahu mantuvo anoche una llamada telefónica con el presidente estadounidense, Joe Biden, quien le enfatizó que "los ataques contra trabajadores humanitarios y la situación humanitaria en la Franja de Gaza son inaceptables" e incluso amenazó con retirarle el apoyo militar y diplomático.