Viernes. 26.04.2019 |
El tiempo
Viernes. 26.04.2019
El tiempo

El mundo abraza a París tras el incendio de Notre Dame

Catedral de Notre Dame. JULIEN DE ROSA (EFE)
Catedral de Notre Dame. JULIEN DE ROSA (EFE)

Las labores de los bomberos entran en una fase de enfriamiento de la torre norte, crucial para evitar el derrumbe

La catedral de Notre Dame sufrió este lunes un incendio devastador que arrasó dos tercios de la cubierta del siglo XIX del templo. El trabajo de los bomberos fue fundamental para sofocar un fuego que levantó una columna de humo que se veía a kilómetros de distancia. La conmoción fue mundial pues el monumento más visitado de Europa y el más significativo de París era objetivo de las llamas, que lo devoraban poco a poco.

A última hora del lunes, el Gobierno francés aseguró que la estructura de la catedral "puede haberse salvado", debido al enfriamiento registrado en los últimos minutos aunque invitó a "seguir siendo prudentes", e informó de que hay un bombero herido grave en los trabajos de extinción.

El secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez, declaró a los periodistas que "el fuego ha bajado en intensidad" gracias a la labor de los bomberos, por lo que ha entrado "en fase de enfriamiento".

Para que se confirme esta nueva fase habrá que esperar "unas tres o cuatro horas", pero con los elementos de los que las autoridades disponen se puede "pensar que la estructura se ha salvado, principalmente la de la torre norte", que era la que más preocupaba.

Tras declararse como "mucho más optimista que hace unos momentos", Nunez rechazó las críticas propagadas por las redes sociales por la no utilización de helicópteros o aviones para sofocar el fuego.

"El lanzamiento de agua desde el aire habría sido muy peligroso"

"El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso, frente a lo dicho en redes sociales", aseguró el alto cargo, en aparente alusión a un "tuit" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que se preguntó por qué no se estaban empleando aviones cisterna en las labores de extinción.

El jefe del dispositivo de bomberos que trata de apagar el fuego, Jean-Claude Gallet, explicó que hay al menos un herido grave entre los miembros de su equipo.

"Vamos a necesitar varias horas para que la estructura se enfríe y se evite el derrumbe, pero podemos decir que la estructura se ha salvado", señaló Gallet, quien explicó que dos terceras partes del tejado se han visto dañadas por las llamas.

Al mismo tiempo, el bombero relató que están tratando de poner a salvo el mayor número de obras de arte de la catedral, aunque resulta muy complicado por el humo y por que no dejan de desprenderse fragmentos desde la cubierta.

Notredame2

En las labores de extinción del incendio, que se declaró poco antes de las 19.00 hora local (17.00 GMT), después del cierre del monumento al público, participan 400 bomberos y hay 18 cañones de agua y medios aéreos y acuáticos desde el cercano río Sena.

Según apuntaron fuentes de los bomberos, el incendio estaría "potencialmente relacionado" con las obras de renovación del edificio.

El presidente francés, Emmanuel Macron, acudió a los alrededores de Notre Dame para seguir el trabajo de los bomberos acompañado por el primer ministro, Édouard Philippe.

Otros miembros de su Gobierno, entre ellos la ministra de Defensa, Florence Parly, el titular de Cultura, Franck Riester, y el secretario de Estado de Interior, se trasladaron igualmente al puesto de mando desde donde se supervisan las operaciones.

Antes de desplazarse hasta la catedral, el jefe del Estado había decidido aplazar un discurso de gran importancia que debía retransmitirse por televisión a las 20.00 hora local (18.00 GMT) y en el que se esperaba el anuncio de medidas para intentar cerrar la crisis de los "chalecos amarillos" abierta hace cinco meses.

NotreDame4En un primer mensaje en su cuenta de Twitter, Macron manifestó la "emoción de toda una nación" por el incendio e indicó que pensaba en todos los católicos y todos los franceses.

"Todo está ardiendo. No quedará nada"

"Todo está ardiendo. Toda la estructura, que data del siglo XIX en un lado y del siglo XIII en el otro... No quedará nada", se ha lamentado un portavoz de la catedral, André Finot. "Habrá que ver si resiste la bóveda, que protege la catedral", ha añadido.

Las fuerzas de seguridad han establecido un perímetro de seguridad en torno a la catedral y han desalojado los puentes que comunican la isla de la Cité, donde está el templo, con el resto de la ciudad. 

Las llamas ya eran colosales a la llegada de los bomberos

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, aseguró a Efe que "cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado" de la catedral.

"Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste", aseguró la turista visiblemente afectada.
 

 

El mundo abraza a París tras el incendio de Notre Dame
Comentarios