Francia se blinda con 40.000 agentes tras una noche de violencia con 180 detenidos

La Fiscalía cuestiona el uso del arma por parte del policía de Nanterre, investigado por homicidio voluntario
Policías en Nanterre. YOAN VALAT
photo_camera Policías en Nanterre. YOAN VALAT

El Gobierno francés ha anunciado el despliegue de 40.000 policías y gendarmes para tratar de contener la escalada de violencia derivada de la muerte el martes de un joven de 17 años por el disparo de un agente en Nanterre, cerca de París, después de que la noche del miércoles se haya saldado con unos 180 detenidos en todo el país. 

"El recogimiento, la Justicia y la calma deben guiar las próximas horas", ha reclamado el presidente galo, Emmanuel Macron, en Twitter, en un mensaje en el que ha tachado de "injustificables" las acciones violentas perpetradas contra instituciones públicas, "contra la República". El presidente ha convocado este jueves por la mañana una reunión interministerial para examinar los últimos acontecimientos.

Protestas en Nanterre. YOAN VALAT
Protestas en Nanterre. YOAN VALAT

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, ha confirmado que 170 miembros de las fuerzas de seguridad han resultado heridos, por lo que ha propuesto cuadruplicar el despliegue de efectivos contemplado para el miércoles. Quiere que "la respuesta del Estado sea firme" y "restablecer el orden republicano", para lo cual serán movilizados 40.000 policías y gendarmes, 5.000 de ellos en París, informa Franceinfo. 

"Atacar las escuelas, incendiar un centro social, un ayuntamiento, no tienen nada que ver con lo ocurrido en Nanterre", ha afirmado Darmanin, que en declaraciones a los medios ha reafirmado su "confianza" en la labor de la Policía pese a las dudas suscitadas por la intervención que costó la vida a Nahel, de 17 años, tiroteado durante un control en Nanterre. 

El agente se encuentra ya suspendido de empleo, mientras comienza a tomar forma un potencial procesamiento judicial. El fiscal de Nanterre, Pascal Prache, ha abogado por que permanezca en prisión provisional como sospechoso de un delito de homicidio voluntario, ya que considera que no se cumplieron "las condiciones legales" para el uso del arma en el incidente del martes.

Los hechos

El agente ha explicado ante las autoridades que quería "evitar una nueva fuga del vehículo" conducido por el fallecido, identificado como Nahel, al que le atribuye un comportamiento "peligroso" al volante. En este sentido, ha declarado que si desenfundó el arma y le apuntó directamente fue para evitar que volviese a arrancar, pero el joven hizo caso omiso.

Fue en ese momento cuando se efectuó el disparo, que según el fiscal atravesó un brazo y el tórax de Nahel, que finalmente terminó estrellándose. El propio Gobierno ha cuestionado la actuación del agente, captada también por imágenes de videoaficionado que están ya en poder de la Fiscalía y que, a juicio del Ministerio Público, acreditan que pudo cometerse un exceso