Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Una mujer y su bebé, entre las primeras víctimas mortales de Florence

Trabajadores de los equipos de rescate retiran un árbol que ha caído en una vivienda causando la muerte a una mujer y un bebé. JIM LO SCALZO (EFE)
Trabajadores de los equipos de rescate retiran un árbol que ha caído en una vivienda causando la muerte a una mujer y un bebé. JIM LO SCALZO (EFE)

Por el momento se han contabilizado cinco fallecidos 

Cinco personas murieron este viernes y decenas más quedaron atrapadas en viviendas de Carolina del Norte tras el desbordamiento de varios ríos debido a Florence, que tocó tierra esta mañana en el sureste de Estados Unidos como huracán, y los meteorólogos alertan de que las inundaciones van a empeorar.

Las primeras víctimas confirmadas son una mujer y su bebé que fallecieron cuando cayó un árbol sobre su casa de la ciudad de Wilmington, muy cercana al lugar donde Florence tocó tierra este viernes.

El padre del bebé también recibió el impacto del árbol, pero sobrevivió y fue trasladado a un centro médico cercano.

Quien no llegó al hospital fue una mujer de la ciudad de Hampstead, pues la ambulancia que fue a atenderla de un ataque al corazón no pudo llegar a tiempo debido a los árboles derribados en el camino por los vientos de Florence, que ya se degradó a tormenta tropical.

Posteriormente, la oficina del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, informó de que un hombre de 78 años murió al conectar un cable de corriente a un generador eléctrico en el condado de Leonoir, la misma región en la que, según medios locales, otro anciano de 77 años apareció muerto.

Según el canal local CBS 17, la policía estima que esta última muerte se produjo a consecuencia de una caída provocada por un golpe de viento cuando el hombre salió de su vivienda.

Así, cuatro de las muertes se debieron de manera directa o indirecta a los fuertes vientos que se registran en Las Carolinas desde que Florence llegase a la costa sureste de EE.UU. a primera hora del día como huracán de categoría 1, y que también ha dejado sin electricidad a más de medio millón de personas.

Pero la mayor preocupación de las autoridades no radica en las fuertes ráfagas, pues, aunque el ciclón ha perdido buena parte del furor de sus vientos desde que alcanzaba el nivel 4 en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de 5, mantiene el agua que arrastra, tanto en lluvias como en la intensidad de la marejada ciclónica.

Estos dos factores llevaron a que ríos como el Neuse y Pungo se desbordasen en sus desembocaduras e inundasen ciudades como New Bern y Belhaven, y dejasen atrapadas a decenas de personas, que se vieron obligadas a subir a los áticos o techos de sus viviendas a la espera de la llegada de las unidades de socorro.

Pero, con vientos sostenidos de unos 150 kilómetros por hora, esta tarea no fue sencilla, y las autoridades pidieron a unos 150 de los afectados que aguantasen como pudiesen pues las condiciones impedían su rescate.

Esto sucedió incluso antes de que Florence embistiese la costa sureste a las 7.15 hora local (11.15 GMT) en Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, según datos del Centro Nacional de Huracanes (NHC), que anticipa "catastróficas" inundaciones para los próximos días.

El motivo es que el fenómeno se desplaza a solo 6,5 kilómetros por hora y así castiga de manera prolongada unas zonas con un terreno ya saturado de agua, y esta acumulación se suma al aumento del nivel del mar de hasta 4 metros en Carolina del Norte provocado por la marejada ciclónica.

El Servicio Nacional de Meteorología indicó hoy que lo peor de las lluvias, que han acumulado ya cerca de 38 centímetros en algunos lugares, está por llegar y espera que esta cifra aumente hasta superar un metro de altura.

A ello hay que sumar que, al permanecer durante más de 24 horas sobre la misma región costera, esta tendrá que sumar a este aumento del nivel el propio de la pleamar, lo que empeora la situación en las desembocaduras de los ríos.

Por ello, las autoridades no se cansan en insistir en que el hecho de que la fuerza de los vientos siga decayendo, a 110 kilómetros por hora, según el último boletín de las 17.00 hora local (21.00 GMT), no resta un ápice de peligrosidad al ciclón mientras este prosigue lentamente su camino hacia el interior del país.

El gobernador de Carolina del Norte dijo hoy que teme que comunidades enteras puedan ser barridas por el agua de un huracán que está "causando estragos".

Por ello, las autoridades federales instaron a aquellos que no obedecieron las órdenes de evacuación y que afectaban a más de un millón de personas que se mantengan a cubierto hasta que pase el ciclón dentro de dos días.

Y es que las previsiones apuntan a que Florence seguirá dejando agua en Carolina del Norte y el vecino estado de Carolina del Sur hasta el próximo domingo, cuando, ya degradado a tormenta tropical, vire hacia el norte y se desplace a Tennessee y Kentucky.

El presidente Donald Trump tiene previsto visitar la zona afectada la próxima semana, según la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders. 

Una mujer y su bebé, entre las primeras víctimas mortales de Florence
Comentarios