El exministro Mulino es elegido presidente de Panamá tal y como preveían las encuestas

Sustituyó in extremis como candidato al expresidente Martinelli, inhabilitado al ser ratificada su condena por blanqueo
El presidente electo de Panamá, José Raúl Mulino. BIENVENIDO VELASCO (EFE)
photo_camera El presidente electo de Panamá, José Raúl Mulino. BIENVENIDO VELASCO (EFE)

José Raúl Mulino Quintero, de 64 años, del Partido Realizando Metas y la alianza Salvar Panamá, quien fue el más opcionado en las pocas encuestas que se realizaron, fue elegido presidente de Panamá con el 34,41% de los votos, seguido por Ricardo Lombana, del Movimiento Otro Camino, quien acumula el 24,96%, según los datos del Tribunal Electoral con más del 94% de los votos escrutados. Mulino obtuvo 765.369 votos frente a los 552.948 de Lombana. 

"¡Misión cumplida, carajo. Misión cumplida Ricardo!", afirmó el electo, en alusión al expresidente Ricardo Martinelli, al celebrar ante sus seguidores. "No me animan confrontaciones de ningún tipo", dijo Mulino al asegurar que buscará el consenso político y que impulsará "un gobierno pro empresa privada", pero sin olvidar a los más necesitados. Mulino en su discurso se declaró "conciliador", que no es "títere de nadie", que nadie lo puso "a dedo" y que llegará al puesto sin "una gota de venganza contra nadie". "Yo no estoy aquí porque me puso alguien, ni por el dedo de alguien, me puso el voto popular", advirtió.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, felicitó a José Raúl Mulino por su triunfo en los comicios y se comprometió a llevar a cabo una transición ordenada del poder.

Declarado católico, esposo de Marisel Cohen y padre de cuatro hijos, Mulino, quien asumirá el cargo desde el 1 de julio de 2024 hasta el 30 de junio de 2029, es abogado de profesión y tiene una amplia  carrera política y diplomática que lo ha llevado a ser magistrado suplente de la Corte Suprema de Justicia, viceministro y ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Guillermo Endara Galimany.

De igual forma fue ministro de Seguridad Pública, de Gobierno y Justicia durante el mandato de Ricardo Martinelli (2009-2014), a quien reemplazó en la candidatura sin realizar primarias por lo que  fue demandado ante la Corte Suprema de Justicia, órgano que 48 horas antes de elecciones declaró que "no es inconstitucional" la decisión del Tribunal Electoral de designarlo como candidato presidencial en sustitución in extremis del expresidente Martinelli, que fue inhabilitado tras ser condenado a diez años y ocho meses de prisión por blanqueo de dinero.

Ricardo Lombana reconoció el triunfo de Mulino, pero a su vez le advirtió de que si hace las cosas bien tendrá "la mano extendida" y si las hace mal "encontrará al pueblo en las calles". "Si vuelve a hacer lo que durante años nos tienen acostumbrados, se aleja de la voluntad popular, si usted se atreve a renegociar el contrato minero, si usted se atreve a privatizar la educación o si usted se atreve a utilizar métodos autoritarios para reprimir al pueblo… encontrará al pueblo en las calles", señaló Lombana.

Mulino deberá abordar como presidente panameño los bajos niveles de agua en el canal de Panamá, fuente vital de su medio ambiente y economía; restablecer el orden fiscal, revitalizar el crecimiento económico, mejorar el producto interno  bruto que fue uno de los más altos en América Latina e impulsar el empleo y la inversión.