El líder rebelde del Congo acepta el proceso de paz de la ONU

El líder rebelde, Laurent Nkunda, saluda al enviado especial de la ONU, Olusegun Obasanjo
photo_camera El líder rebelde, Laurent Nkunda, saluda al enviado especial de la ONU, Olusegun Obasanjo

El líder rebelde congoleño Laurent Nkunda se comprometió este domingo a respetar el alto el fuego y a apoyar el proceso de paz que iniciará la ONU tras los enfrentamientos que han dejado 250.000 desplazados en el este de la República Democrática del Congo (RDC).

El enviado especial de la ONU, el antiguo presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, y Nkunda se reunieron esta mañana en la ciudad congoleña de Jomba, próxima a la frontera con Uganda y Ruanda, después de más de dos meses de combates continuados entre el ejército de la RDC y las fuerzas rebeldes del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP).

Según Nkunda, además de respetar un alto el fuego y apoyar el proceso de paz iniciado por la ONU, los rebeldes permitirán la formación de un "corredor humanitario" para hacer llegar la ayuda a la población congoleña que ha sufrido un conflicto que ha azotado el este de la RDC desde 1998.

"Apoyamos la misión (de Obasanjo) y cumpliremos con nuestra parte para que podamos alcanzar la paz", declaró Nkunda a la prensa poco después de que acabara la reunión.

Respeto por las dos partes
Aunque Nkunda aceptó apoyar la iniciativa de Naciones Unidas de comenzar un nuevo proceso de paz, dijo que su rival político, el presidente de la RDC, Joseph Kabila, también debería respetar el cese de las hostilidades.

Por su parte, Obasanjo ha declarado que su entrevista con Nkunda ha ido "muy bien" y que el líder rebelde "quiere mantener el alto el fuego", pero que eso es algo que deben respetar las dos partes". "El alto el fuego es como bailar un tango: no se puede hacer a solas", subrayó.

Obasanjo es el primer mediador que consigue entrevistarse con el líder rebelde, después de que ninguno de los ministros de Exteriores ni los enviados especiales de la Unión Europea consiguiesen hablar con Nkunda. El ex presidente nigeriano también ha conversado en los últimos días con Joseph Kabila, para informarle de lo decidido en la reciente Cumbre de Nairobi, promovida por la ONU y la Unión Africana, para abordar el conflicto del Congo.

Siguen los combates
Entre tanto, los combates se reanudaron esta mañana en la región de Rutshuru entre fuerzas gubernamentales y rebeldes en Ndeko, localidad situada a una veintena de kilómetros de Kanyabayonga, a donde la MONUC ha enviado refuerzos para patrullar la zona, declaró su portavoz militar, el teniente coronel Jean-Paul Dietrich.

Según la Misión de la ONU, los rebeldes atacaron las posiciones de los efectivos del ejército nacional del Congo desplegados en una intersección de la carretera principal Goma-Butemo, aunque las fuerzas gubernamentales consiguieron rechazar la ofensiva.

El comienzo del actual conflicto en la RDC se remonta a 1998, cuando los rebeldes tutsis de origen ruandés, se levantaron contra del gobierno de Laurent Kabila, quien había llegado al poder a mediados de 1997, apoyado por los propios tutsis.

Desde entonces, el conflicto entre los rebeldes y los soldados congoleños no ha cesado, aunque la situación se sosegó después de que Nkunda y Kabila firmaran un acuerdo de paz el pasado 23 de enero.

Nkunda acusa al Gobierno de su país de no defender adecuadamente los derechos no sólo de su grupo étnico, sino de toda la población congoleña, de las supuestas incursiones de los hutus ruandeses en el este de la república.

Comentarios