Fin del alto el fuego en el Congo

congo_civiles1_dentro.jpg
photo_camera congo_civiles1_dentro.jpg

Se acabó la tregua. Los rebeldes y las fuerzas del gobierno congoleño han reanudado los enfrentamientos este domingo, esta vez en otra región del este del país, según informó la misión de Naciones Unidas (ONU) en la República Democrática del Congo.

Los combates, con artillería pesada, empezaron cerca de Ngungu, a unos 60 kilómetros al oeste de la capital regional, Goma. Se trata del primer gran brote de violencia en el este del Congo desde que los líderes africanos exigieron el viernes un alto el fuego completo, durante una cumbre celebrada en Kenia.

Miles de civiles han huido de los enfrentamientos en la zona de Ngungu, hacia una base de las fuerzas de paz de la ONU. La semana pasada, las fuerzas rebeldes declararon un alto el fuego después de haber avanzado hasta las afueras de Goma, procedentes del norte.

Naciones Unidas sospecha que los rebeldes intenten rodear la capital, ya que hasta este domingo los enfrentamientos se habían producido sólo en el oeste del país.

Riesgo de epidemia
Por ahora, el frágil alto el fuego se mantiene en la primera línea de los enfrentamientos al norte de Goma, pero las necesidades de los miles de desplazados siguen siendo urgentes. Las ONGs temen que la violencia desencadene una epidemia de cólera.

La organización no gubernamental (ONG) Médicos sin fronteras dice que sus doctores están tratando un número creciente de casos de cólera en un campamento de refugiados de las afueras de Goma.

La ONG advierte además de que una reanudación de la violencia en esa zona podría dispersar a los pacientes infectados con la enfermedad, lo cual añadiría el riesgo de una epidemia de cólera a la ya de por sí catastrófica situación que vive la población del este del país.

Los enfrentamientos entre los rebeldes leales al general tutsi Laurent Nkunda (que según el gobierno del Congo cuenta con el apoyo de Ruanda) y el ejército congoleño (a quien Ruanda acusa de de colaborar con los rebeldes hutus), han causado el desplazamiento de al menos 250.000 personas desde su inicio, el mes de agosto.

La ONU pide más tropas
El Secretario General adjunto para Operaciones de Paz de la ONU, Edmund Mulet, ha pedido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que adopte, de forma urgente, una resolución para permitir el envío de 3.000 fuerzas de paz adicionales a la misión que ya se viene realizando en la República Democrática del Congo.

Desde Naciones Unidas dicen estar “muy preocupados por que la situación pueda deteriorarse aún más”, por lo que insisten en la urgencia de aprobar cuanto antes la petición ya formalizada por el Secretario General, Ban Ki Moon, del envío de tropas de paz.

Sin embargo, la petición cuenta con críticos. Algunos diplomáticos creen que la misión, la de más personal de cuantas tiene desplegadas Naciones Unidas, no necesita un refuerzo de tropas, sino un replanteamiento.


Más información: Juan García Botía, miembro de los Comités de Solidaridad con África-Negra, analiza el conflicto.

Comentarios