miércoles. 15.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 15.07.2020
El tiempo

Lobo Marley: ''Cada vez que se exhibe un lobo muerto, España retrocede a la cola de los países que cuidan su patrimonio natural''

El lobo ibérico, alimaña para algunos y especie protegida para otros, es el protagonista de una guerra entre defensores y un Gobierno que silencia su postura sobre el futuro de este animal.

¿Por qué se matan lobos en España, gran potencia turística orgullosa de poder ofertar como algo único su patrimonio natural? se pregunta el naturalista y presidente de la Asociación Lobo Marley, Luis Miguel Domínguez, quien acusa al ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, de mirar hacia otro lado en esta problemática.

"Cada vez que en televisión se exhibe un lobo muerto, España retrocede a la cola de los países que cuidan su patrimonio natural".

Ante la falta de respuesta oficial, Domínguez asegura que a través de su plataforma, pasan a "la acción" presentando querellas contra gobiernos autonómicos en los que se acomete pésimamente la conservación del animal.

Con estas acciones se demuestra que existe una sociedad muy atenta a la caza y muerte ilegal de un lobo, detalla Domínguez.

En este sentido, se muestra "satisfecho" de la interpelación que eurodiputados del Partido Verde Europeo junto a UPyD han presentado recientemente a la Comisión Europea (CE) acerca de los diferentes estatus de protección del lobo ibérico en la península y su conservación en convivencia con la ganadería.

Mientras que en Portugal el lobo ibérico (Canis lupus signatus) es una especie totalmente protegida, en España tiene, de momento, una situación jurídicamente incierta y ambigua: es especie cinegética en la zona norte del Duero, mientras que una directiva europea (92/43/CEE) lo protege en la zona sur.

A este respecto, Domínguez cuenta que uno de los primeros viajes al extranjero que realizó el ministro Arias Cañete cuando fue nombrado titular de la cartera de Medio Ambiente fue a Bruselas para explicar a los eurodiputados que en España existía una plaga de lobos y que había que ampliar el límite de la frontera del Duero.

Afortunadamente, continúa Domínguez, en Bruselas se hizo caso omiso de la petición del ministro.

Lobo Marley increpa a las administraciones para que el lobo ibérico sea especie protegida en todo el territorio sin ceder a las presiones de determinados lobbys de ganaderos y cazadores interesados, muchas veces, en su total exterminio.

El naturalista quiere dejar "muy claro" que su lucha no es contra los ganaderos ni contra el ámbito rural, mundos por los que siente un gran aprecio, sino contra aquellos que ante la falta de dinero utilizan los ataques del lobo a la cabaña ganadera como elemento de presión ante las consejerías.

Considera que el ataque del lobo al ganado es un problema real aunque no deja de ser "numéricamente anecdótico": si se analizan correctamente los datos, el lobo puede atacar el rebaño de un ganadero una o dos veces como mucho a lo largo su vida y en muchos casos ni tan siquiera eso.

"El sector ganadero es muy importante pero no debe ser el único sector sobre el que recaiga el peso de la estrategia y gestión de esta especie."

Al problema hay que buscarle otras explicaciones que encajen más con la realidad, explica Domínguez: la fuerte crisis que ahoga al sector agrícola y ganadero busca culpables fuera de los ámbitos administrativos para no asumir responsabilidades propias y el lobo es uno de los elegidos.

Otro rompecabezas sin resolver que afecta a la situación de este mamífero es la actualización fiable de los censos: la población del lobo se estima en unos 2.500/3.000 individuos, pero el último censo legal se remonta a principios de los años 90.

"Con ese mismo número de ejemplares el águila imperial ibérica está protegida por la ley y el lobo no".

Luis Miguel Domínguez, conocido también por ser director de series de televisión sobre naturaleza, no olvida destacar el valor ecológico que el lobo aporta a los ecosistemas, dado que su figura "avala" el producto agropecuario de la España más vinculada a la naturaleza "en estado puro".

Por eso, el lobo no resiste en cualquier situación, vive en una naturaleza equilibrada y es un sello de calidad absoluto.

Rubén Pérez Sueiras, portavoz de Libera! suscribe estas tesis y lamenta que se intente "criminalizar" a la fauna silvestre, y en concreto al lobo ibérico, para "justificar batidas".

Los 1.227 ataques atribuidos a este animal en Galicia durante 2013 evidencian a su juicio que el porcentaje de incidencia sobre la cabaña ganadera es "ínfimo", de apenas un 0,15%, merced a que según el último censo agrario elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2009, en la Comunidad existen más de 800.000 animales de las especies bovina, caprina, ovina y equina, los seres vivos que forman parte de los casos descritos.

Por ello, recrimina "argumentos tan peregrinos como la gran voracidad de este cánido" y considera necesaria la realización de iniciativas de concienciación que "desmientan la presunta amenaza".

Lobo Marley: ''Cada vez que se exhibe un lobo muerto, España...
Comentarios