domingo. 27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo

La Xunta detecta presencia de lobos en el 98% del territorio lucense y al menos 38 manadas

Agentes inspeccionan una oveja tras un ataque de lobos.
Agentes inspeccionan una oveja tras un ataque de lobos.
El asentamiento de depredadores en áreas pobladas genera conflicto con los ganaderos

Los últimos estudios realizados por la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio revelan la presencia de lobos en el 98% del territorio de la provincia de Lugo, donde entre 2013 y 2015 se detectaron 38 manadas reproductoras.

Durante los años 2013 y 2014 se realizó un seguimiento de la especie en Galicia y en 2015 se revisaron las zonas para confirmar los datos de la observación. Los investigadores concluyeron que "o lobo practicamente só está ausente nas áreas urbanas das grandes cidades e na periferia das mesmas", además de en algunas áreas costeras del norte de A Coruña, Lugo y Pontevedra.

De las 90 manadas detectadas en Galicia entre 2013 y 2015, 38 están en la provincia de Lugo. Algunas de ellas se mueven en territorios limítrofes con las provincias de A Coruña, Ourense, Pontevedra, Asturias y León. Se trata de manadas reproductoras donde se han detectado cachorros.

Esta presencia generalizada de una especie carnívora en zonas pobladas deriva en problemas de coexistencia con el hombre. Los daños que los lobos provocan en la cabaña ganadera de la provincia de Lugo son una constante fuente de conflictos. El plan de conservación de la especie requiere medidas por parte de las administraciones para prevenir y compensar convenientemente los daños que ocasionan los depredadores a los ganaderos.

En el año 2015, los lobos mataron 496 reses en la provincia de Lugo (228 ovejas, 154 vacas, 80 caballos y 34 cabras). La cifra total desciende con respecto a años anteriores (en 2010 fueron 720 animales), aunque esto no implica que hayan descendido los ataques, pues el número de avisos por parte de los ganaderos aumenta.

La queja reiterada de los ganaderos es que las ayudas no compensan la pérdida de los animales que el lobo mata. Apuntan, además, que en algunos casos es difícil demostrar que el lobo es el autor del ataque, por lo que no pueden cobrar indemnización.

Medidas de prevención como la instalación de cercas o el uso de perros guardianes no han resultado suficientes para frenar una especie que gana territorio y se acerca cada vez más a las casas, de ahí que los ganaderos demanden de la Xunta apoyo económico para paliar las pérdidas que ocasiona.

La Administración, consciente de esta situación, ha realizado un seguimiento a la especie para, en base a las conclusiones, realizar un "correcto proceso de toma de decisións".

La Xunta detecta presencia de lobos en el 98% del territorio...
Comentarios