El colectivo vecinal de O Saviñao abre la temporada de rutas por el Miño

La asociación organiza una serie de recorridos por uno de los senderos más valorados por el turista de naturaleza. Aprovechará los trayectos para revisar el estado del camino y hacer una limpieza de la vía más emblemática de la Ribeira Sacra
La ruta a su paso por Arxuá
photo_camera La ruta a su paso por Arxuá

En marzo de 2013, la asociación vecinal de O Saviñao, con apoyo de municipios como el de Pantón, terminaba la apertura de una ruta de senderismo que recorre la orilla del Miño y que es una de las más largas de la Ribeira Sacra. Poco más de dos años después, el colectivo programa de nuevo una serie de caminatas para hacer diferentes tramos del trayecto, revisar su estado y darle lustre de cara al verano.

El recorrido de inicio de temporada tendrá lugar mañana, partirá de la aldea abandonada de Bexán y terminará en la iglesia de A Cova. Será una etapa de nueve kilómetros y medio que permitirá a los participantes conocer lugares como el Souto de Mourelos. Tras superar las últimas casas de esta localidad, la comitiva descenderá hasta la playa fluvial de O Saviñao para, a continuación, subir hasta la bodega Abadía da Cova. El paseo terminará junto a la iglesia románica que hay a pocos metros de la bodega.

La expedición estará acompañada por personal de la asociación que, aunque en los últimos días ya revisó el estado de los tramos, aprovecharán el camino para hacer una nueva puesta a punto. En próximas jornadas se hará lo mismo en los trayectos de la ruta que pertenecen al término municipal de Pantón.

ANTECEDENTES. La ruta del Miño tiene oficialmente el nombre de PR-G 162 y, pese a que el proyecto surgió de manera humilde, se ha convertido en uno de los principales reclamos de la Ribeira Sacra. Con la llegada del buen tiempo, el trayecto permite al turista amante de la naturaleza conocer la esencia de la Ribeira Sacra, ya que atraviesa viñedos, bosques, llega a iglesias románicas, permite parar en las bodegas, va paralela al río y da acceso a los parajes naturales menos conocidos.

En total tiene 36 kilómetros de longitud, dificultad media alta, carácter lineal y bidireccional y se recomienda dividirla en cuatro etapas de poco más de nueve kilómetros cada una.

La ruta se oficializó en 2013 pero el proyecto data de 2010, cuando se presentaron en el Parador de Monforte dos ideas para conocer la orilla del Miño y la del Sil a pie. La del Miño incluía esta ruta entre Pantón y O Saviñao, y para el Sil se planteó algo similar entre Sober y Augasmestas, un proyecto con el que se volcó el colectivo soberino O Colado do Vento.

En el caso del Miño, la asociación saviñádiga comenzó en 2011 a limpiar el trayecto y durante varios meses pandillas de vecinos se sumaron a los trabajos. En 2012 se reunieron 30.000 euros de las administraciones para señalización. Hasta el 2013 hubo que adaptar el recorrido a la legislación sobre senderismo y la homologación llegó en marzo de ese año.

Más en Medio Ambiente
Comentarios