martes. 10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo

Una zona de hospitalización sin usar acoge ahora la rehabilitación cardíaca

Una paciente, en la unidad de rehabilitación cardíaca del Hula. XESÚS PONTE
Una paciente, en la unidad de rehabilitación cardíaca del Hula. XESÚS PONTE

Doscientos pacientes pasan cada año por la unidad, que cuenta ahora con cuatro puestos más de ejercicio

La unidad de rehabilitación cardíaca del Hula ha sido trasladada a una de las áreas de hospitalización que estaban sin usar; que, de hecho, no llegaron a abrirse cuando empezó a funcionar el hospital. La nueva ubicación ha permitido a la unidad ampliar considerablemente sus instalaciones, de forma que se pueden ejercitar más pacientes simultáneamente.

Tal y como explicó el jefe de Cardiología, Carlos González Juanatey, se pasó de cinco a nueve puestos de ejercicio en la zona de gimnasio. Pero también con una consulta ya integrada en la unidad, una sala específica para la prueba de esfuerzo y una zona de vestuario. Antes, algunas de esas dependencias estaban alejadas de la zona de ejercicio por espacio.

Unos 200 pacientes pasan cada año por la unidad, algo que según Juanatey contribuye "a mellorar a súa calidade de vida e a alargala". Diversos estudios probaron que, además de reducir la tasa de mortalidad tras un infarto, también es eficaz a la hora de prevenir su repetición.

El Hula fue el primer hospital gallego en contar con una sala de rehabilitación cardíaca, en marcha desde 2014

La sala de rehabilitación cardíaca del hospital lucense -la primera que se puso en marcha en un hospital gallego tal y como recordó el gerente de área integrada, Ramón Ares- promueve la adaptación del paciente que ha sufrido un episodio de cardiopatía isquémica a su nueva vida, incorporando el cambio de hábitos necesario, desde la dieta hasta el ejercicio o el abandono del tabaco.

La unidad sigue a los pacientes durante un año después de su ingreso por un infarto u otro problema cardiológico, aunque también cuenta con ellos para actividades formativas posteriores o para la resolución de dudas.

Trabaja de forma especial con la adherencia al tratamiento y a los cambios de vida. Como el infarto es un episodio traumático es relativamente fácil que el paciente se comprometa a, por ejemplo, dejar de fumar o hacer ejercicio justo después de sufrirlo. Sin embargo, con el paso de los meses, muchos de ellos acaban por abandonar esas nuevas costumbres y por volver a las anteriores. Fumar de nuevo, la vida sedentaria o la dieta alta en sal y grasas puede contribuir a un reinfarto. Otros pacientes incluso abandonan la medicación ante la percepción de que están bien.

En la unidad trabaja un equipo multidisciplinar en el que, además de cardiólogos, hay rehabilitadores, psicóloga y personal de enfermería que hacen programas personalizados a cada paciente.

Nace el primer colectivo de pacientes cardiológicos de Lugo
El vicepresidente, Paco Villanueva, dio a conocer este jueves la creación de la primera asociación de pacientes cardiológicos de Lugo, Acarlu, la segunda de sus características de Galicia. Está orientada a ofrecer ayuda a los pacientes que terminen la rehabilitación cardíaca para ayudarles a perseverar en sus nuevos hábitos y, por ejemplo, ya cuenta con un gimnasio que ofrece la posibilidad a los socios de hacer ejercicio en sus instalaciones de forma supervisada y adaptada.

Villanueva explicó que estará presente en el local de asociaciones de pacientes del Hula, situada en la cuarta planta, pero que también contactará activamente con pacientes para que se sumen y aporten ideas y sugerencias si lo desean. Disponen de una dirección de correo electrónico acarlurehabilitació[email protected] gmail.com a la que cualquier persona interesada puede dirigirse para solicitar información.

El jefe de cargiología, Carlos González Juanatey, recordó que se animará a los pacientes que salgan de rehabilitación cardíaca a que se sumen a la asociación para continuar con la que llamó "la tercera etapa" del tratamiento, que es, en realidad, la vida a partir del alta de esa unidad, incorporando todos los cambios de hábitos aprendidos en ella y prolongándolos para siempre.

El gerente del área integrada, Ramón Ares, explicó que ya se anunció en el DOG la puesta en marcha de un comité del área, que acogerá a representantes de todas las asociaciones de pacientes y que funcionará como un órgano asesor. "Invitaremos a Acarlu a formar parte deste comité", aseguró.

Villanueva, que el jueves celebró una reunión con un grupo de pacientes en el hospital, indicó que la asociación está todavía echando a andar, pero que ya tiene planes para organizar actividades como caminatas y talleres de alimentación.

 

Una zona de hospitalización sin usar acoge ahora la rehabilitación...
Comentarios