miércoles. 18.09.2019 |
El tiempo
miércoles. 18.09.2019
El tiempo

Zapatera, a tus zapatos pero con "papeles"

Lucía Gregorio, en su negocio de reparación de calzado. XESÚS PONTE
Lucía Gregorio, en su negocio de reparación de calzado. XESÚS PONTE
Lucía Gregorio es la primera mujer que se acredita en este oficio, al que llegó hace ocho años por la crisis y en el que no para de formarse

"Hay muchas mujeres zapateras, en Lugo yo conozco a otra, pero ninguna se apuntó a los exámenes", explica Lucía Gregorio, propietaria de Rápi2, un negocio de reparación de calzado en la Avenida da Coruña en el que trabaja con su marido.

Lucía se vio hace poco en un instituto de A Coruña, con una bota estropeada en la mano y la indicación de repararla para cumplir con la primera parte de una prueba. Esta la ha convertido en la primera mujer que se acredita oficialmente como zapatera en Galicia, un trabajo al que llegó hace ocho años a consecuencia de la crisis. Entonces sin trabajo después de haber tenido una librería en su A Cañiza (Pontevedra) natal, pidió a su hermano que le enseñara el oficio.

Tuvo que demostrar que podía arreglar unas botas, conocimientos de marroquinería y de la ley de protección de datos

Llegó a Lugo a hacerse cargo del establecimiento de su primo y, desde hace dos, regenta con su marido un local que no para de crecer en oferta. Recientemente, además de la reparación de calzado y marroquinería y la copia de llaves, ha sumado el servicio de cerrajería.

Dice que no dejan "de formarse, de hacer cursos", requisito para hacer que el negocio evolucione. Entre los últimos a los que ha asistido cita uno en el que aprendió a transformar en redonda la punta de los zapatos. "Por ejemplo, esos de ceremonia que se llevaron hace unos años, que eran muy puntiagudos y solían ser caros", dice. Igualmente, hizo otro de teñidos, que permite cambiar un zapato a cualquier color que se elija, cuando antes solo se podía hacer con ejemplares claros y tonos oscuros.

Fue su hermano el que le enseñó el oficio hace ocho años, cuando estaba en paro después de haber tenido una librería

En el examen que le dio acceso a la acreditación también tuvo que mostrar su capacitación para arreglar bolsos y cinturones e, incluso, probar conocimientos de la ley de protección de datos.

Zapatera, a tus zapatos pero con "papeles"
Comentarios