¿Cómo es el proyecto de la estación de autobuses de Lugo y el párking subterráneo?

La Xunta recibirá hasta el 10 de enero ofertas para la estación de bus, que prevé acabar en 2027 ► El proyecto presentado por Ethel Vázquez incluye además la construcción de un aparcamiento subterráneo
Zona de dársenas y rampa hacia la rotonda de Paradai. EP
photo_camera Zona de dársenas y rampa hacia la rotonda de Paradai. EP

Después de años de negociaciones y retrasos por los desencuentros entre Gobierno central, Xunta y Concello, parece que el proyecto para la intermodal ha tomado velocidad y cruzado el punto de no retorno. A principios de mes era Adif la que anunciaba la adjudicación de las obras de la estación ferroviaria a la constructora San José, por 22,3 millones. Este lunes, la Xunta de Galicia publicaba en su portal de contratos los pliegos para contratar la obra de la terminal de autobuses y el párking subterráneo bajo el edificio.

Según confirmó la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, las empresas interesadas tendrán hasta el 10 de enero para presentar sus ofertas. La conselleira calcula que las obras podrán empezar en la primera mitad del próximo año, con un plazo de ejecución de 25 meses, por lo que si se cumplen los plazos podrían estar finalizadas a mitad o finales de 2027.

La licitación del proyecto, que corre por cuenta de la Xunta, ronda los 21 millones de euros, incluidos los informes técnicos. En realidad, la infraestructura que dará servicio a los autobuses, inmediata y comunicada a la del tren, tiene un presupuesto de 8.497.500 euros.

Sin embargo, a la vez se construirá un aparcamiento subterráneo que irá debajo de esta estructura. Como la mayor parte de ese párking está destinado a dar servicio a los usuarios del tren, Xunta y Gobierno central llegaron a un acuerdo para que fuera la Xunta la que adjudicara la obra completa, si bien la institución autonómica solo pagará un 40% (algo más de 4 millones) del párking, que costará alrededor de 12 millones. La Xunta desvió sus cuatro millones de la partida que dentro del convenio a tres bandas había destinado en principio para la urbanización de toda la zona.

En cualquier caso, la salida a licitación de la estación de autobuses supone, en opinión de Ethel Vázquez, un paso muy importante en un "proxecto estratéxico" que, unido a otras obras realizadas por el organismo autonómico, dan cuenta de la idea de "facer cidade en Lugo" que defiende la Xunta.

Para la conselleira, la estación intermodal supondrá un cambio radical en el concepto de movilidad en la ciudad, ya que permitirá "o intercambio entre tren e bus en dous minutos".

Sin embargo, tanto ella como el delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, recordaron que no es suficiente con disponer de una estación intermodal, sino que ahora es responsabilidad del Gobierno central cumplir con su responsabilidad para que "Lugo poida sumarse realmente á alta velocidade, cousa que todavía non ocurre". Reclamaban de este modo mejores conexiones y frecuencias de los trenes que comunican la ciudad.

Otro aspecto en el que se incidió de manera especial durante la presentación del proyecto fue en la necesidad de coordinación entre las diferentes adjudicatarias de las obras de la estación del tren y la de autobús. Una exigencia de coordinación que resaltó también Tamara Subiela, ingeniera y jefa del Servicio de Infraestruturas de la Dirección Xeral de Mobilidade, que explicó algunas de las características técnicas más destacables de la obra.

Entre otras, aludió a la construcción de 18 dársenas dispuesta en espina de pez más cinco dársenas de regulación, o las 240 plazas de aparcamiento. También al viaducto que se construirá sobre pilastras y que irá a finalizar en la rotonda de Paradai de Arriba, por el que entrarán y saldrán los autobuses y servirá de salida del aparcamiento.

La entrada de los vehículos a este párking se realizará por la Rúa Alta, la calle que discurre entre la Praza Conde Fontao y la rotonda en la que termina la Rúa Monforte.

El futuro de Lugo ya tiene planos

La Xunta presentó el proyecto de la estación de autobuses y el párking subterráneo para la intermodal.

Una actuación integral que transformará por completo el transporte público y la trama urbana

Estación intermodal de Lugo (1)

Las infografías superiores representan cómo quedarán las fachadas delantera y trasera de la estación de autobuses de la nueva intermodal, la primera vista desde Conde de Fontao y la segunda, desde el Sagrado Corazón.

Debajo de estas líneas, uno de los planos del aparcamiento subterráneo, en el que se entrará por la Rúa Alta y se saldrá por una rampa que se construirá hasta la rotonda de Paradai de Arriba, la misma que utilizarán los autobuses para entrar y salir de las dársenas. El párking, financiado en un 60% por el Gobierno central, tendrá 240 plazas.

Estación intermodal de Lugo (2)

En las dos imágenes inferiores, aspecto que tendrá la zona común interior de la estación, que dispondrá de cafetería, y la plaza que comunicará la terminal de buses con la de trenes, que servirá también de conexión urbana bajo las vías de ferrocarril. Se calcula un volumen de pasajeros de 620.000 al año.

Estación intermodal de Lugo (3)
Estación intermodal de Lugo (4)

Se liberarán las dársenas de la actual estación de bus, pero se mantendrá y reformará el edificio

Rueda de prensa. XESÚS PONTE
Javier Arias, Ethel Vázquez y Tamara Subiela, en la rueda de prensa de este lunes. XESÚS PONTE

La Xunta de Galicia todavía no ha decidido cuál será el destino final de la actual estación de bus una vez entre en servicio la intermodal. Sí que está decidido, según afirmó Javier Arias, que se mantendrá la edificación, que tendrá que ser sometida a una reforma, así como que se liberará el espacio de las dársenas, lo que supondrá ganar un espacio muy importante para el ciudadano.

En cualquier caso, el Gobierno gallego sí considera necesario mantener en el lugar un punto que actúe como intercambiador y como parada para dar servicio a todos los estudiantes de la zona de los institutos y de los colegios.

Comentarios