jueves. 24.10.2019 |
El tiempo
jueves. 24.10.2019
El tiempo

La Xunta licita en 2,5 millones la oficina de empleo en A Residencia

Derribo del Hospital Xeral, donde se ubicará la nueva oficina de empleo. XESÚS PONTE
Derribo del Hospital Xeral, donde se ubicará la nueva oficina de empleo. XESÚS PONTE
Encarga además a Tragsa tirar en tres meses la lavandería y la vieja térmica del Xeral

La Xunta da nuevos pasos para desarrollar los proyectos de nuevos servicios en el viejo Xeral. El Gobierno gallego sacó a contratación las obras de la futura oficina de empleo de Lugo, con un presupuesto de 2.565.672 euros y, paralelamente, anunció que se ha encargado a Tragsa la demolición, en tres meses, de la lavandería y la central térmica del antiguo hospital Xeral de la capital.

La oficina de empleo, que dará el relevo a las dos que hay actualmente en la ciudad, se situará en el edificio de la antigua Escuela de Enfermería, construida en 1973. Para crear ese servicio se hará una rehabilitación integral del inmueble, un paso aprobado por Patrimonio el pasado mes de junio. El edificio, de cinco plantas (semisótano, baja, primera, segunda y tercera) es de planta rectangular y presenta unas balconadas corridas a lo largo de la fachada. Se trata de una construcción en la que fue habiendo reformas a lo largo de los años, ya que ha ido albergando distintos usos desde la Escuela de Enfermería original.

Ahora, no obstante, se trata de abordar un proyecto mucho más ambicioso, con la mejora de la fachada, pero también la creación de espacios abiertos interiores, para mejorar la habitabilidad y luminosidad. El edificio, que tuvo como último uso el de centro de día de psiquiatría, albergará las oficinas de empleo de la Xunta en la ciudad y también dependencias del servicio público de empleo estata.

DERRIBOS

Por otra parte, acabado el derribo del hospital, las grúas con cizallas se pondrán manos a la obra con los inmuebles que ocupaban la lavandería y la central térmica. El Sergas anunció que ha encargado a la empresa pública Tragsa esa nueva demolición, que tiene un coste de 301.827 euros, casi once veces menos que la del antiguo Xeral.

El Concello de Lugo informó de que está agilizando los trámites de la licencia de obras para que se lleve a cabo este proyecto. Las labores, que tendrán un plazo de ejecución de tres meses, consistirán en el vaciado y derribo de ambas edificaciones, la retirada de los depósitos de fuel y la excavación y demolición de las estructuras de cimentación.

La parcela que quedará libre, que se encuentra a la altura de la intersección de las calles Orquídea y Serra de Outes, será destinada a la instalación de una central de biomasa, que irá soterrada, con una chimenea exterior para la salida de humos. Las dos edificaciones que demolerán los operarios de Tragsa datan de hace más de 40 años. Su eliminación, según puso este viernes de manifiesto el delegado territorial de la Xunta, José Manuel Balseiro, "favorecerá o enlace urbanístico da parcela co barrio de A Residencia, dado que a futura central de biomasa irá soterrada e terá o menor impacto posible na contorna".

DIMENSIONES

La central térmica, según los datos facilitados por la administración autonómica, ocupaba un edificio que tiene una planta de 13 x 17 metros y una altura libre interior de más de siete metros. La fachada principal se abre a un amplio espacio exterior en donde están soterrados dos grandes depósitos de fuel de 75.000 metros cúbicos. El edificio de la lavandería consta de dos plantas de 14 x 32 metros cada una y otra adosada de 5 x 10 metros, que alberga un centro de transformación.

La nueva central de biomasa dará servicio a todas las dotaciones públicas que está previsto que se pongan en marcha en los próximos años en estos terrenos del barrio de A Residencia: el centro integral de salud, la residencia para personas mayores, la oficina de empleo, el centro de emprendimiento aeronáutico y, si finalmente prospera, la comisaría de la Policía Nacional.

MÁS DERRIBOS

Las demoliciones no finalizarán con estas de la lavandería y la antigua central térmica. Cuando se lleve a cabo la rehabilitación del antiguo Hospital Materno-Infantil, con el fin de que acoja, entre otras dependencias, el punto de atención continuada (PAC), el centro de salud, la unidad de salud mental y la base del 061, se acometerá la demolición de la 'L' que unía este edificio con el viejo Xeral, en donde se encontraban antaño la cafetería y el servicio de urgencias pediátricas.

Poco a poco se van conociendo los plazos para ejecutar alguna de estas dotaciones. El centro integral de salud está pendiente de la adjudicación de las obras. Han concurrido 17 constructoras. Supondrá una inversión cercana a los 12 millones de euros y su plazo de ejecución será de 20 meses. Se prevé que se puedan iniciar los trabajos antes de que finalice este año o a principios del próximo.

La residencia con 120 plazas para personas mayores, que construirá y equipará la Fundación Amancio Ortega, también tendrá una inversión de unos 12 millones. Las previsiones para el inicio de las obras son si

La Xunta licita en 2,5 millones la oficina de empleo en A Residencia
Comentarios