La Xunta defiende el trazado de la Ronda Este, que suma rechazos por ser agresivo

Arias insiste en que el proyecto, que aún está bajo supervisión, se diseñó con el mínimo impacto ambiental ► La federación vecinal no quiere que se retrase, mientras que alcaldesa, Ciudadanos y BNG piden proteger el Rato
 

Rotonda en la qtolda
photo_camera Rotonda en la que está previsto enlazar la Ronda Este. SEBAS SENANDE

La Xunta ha querido fijar posición frente a la polémica que se ha abierto en la ciudad a cuenta del trazado de la Ronda Este, que parte de A Tolda y acaba en la rotonda de la carretera de A Fonsagrada, junto al Hula. Se trata de crear una carretera de 2,8 kilómetros que, según el trazado avanzado pero todavía no presentado, afectaría a cerca de un kilómetro de carballeiras en el Rato, lo que ha provocado que ecologistas y varios grupos políticos reclamen una modificación del trazado menos lesiva.

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, insiste en que la configuración del trazado de la Ronda Este se optimizó en la búsqueda del menor impacto ambiental y paisajístico. Además recuerda que el trazado está recogido en el PXOM como reserva viaria, al tiempo que explica que el proyecto está supervisándose para su aprobación provisional y someterlo la información pública, fase en la que se solicitarán los informes preceptivos.

Arias Fouz hace hincapié en la reducción significativa del posible impacto ambiental y visual de una infraestructura "vital para a cidade de Lugo, na que a Consellería de Infraestruturas e Mobilidade investirá un total de 19,6 millóns de euros, incluíndo o pagamento das expropiacións".

Arias recuerda que el trazado está recogido en el PXOM como reserva viaria

En esa inversión, precisamente, hace hincapié José Manuel Carballo, portavoz de la federación vecinal para expresar su hartazgo ante la posibilidad de un nuevo retraso en la construcción: "La Xunta nos está tomando el pelo, como hace en A Mariña. Cuando se presentó el proyecto eran más de 21 millones y ahora ya son 19, nos están metiendo un gol", dijo.

Por ello, defiende que se mantenga el trazado presentado, porque los que ahora protestan han tenido años para hacerlo y porque "siempre que se hace una obra aparece gente en contra y siempre habrá perjudicados. Es muy necesaria para Lugo y por algún sitio tendrá que pasar".

También acusa a la Xunta de oscurantismo al ocultar el proyecto definitivo y negar información, una opinión que comparte el propio Concello, que solicitó el proyecto hace más de un mes y todavía no lo ha visto. Por ello, la alcaldesa Lara Méndez, evitó este martes ser taxativa hasta conocer de primera mano el proyecto, aunque adelantó que si se confirma que la obra afecta a un kilómetro de carballeiras en el paseo del Rato hará lo posible para defender el patrimonio natural de una zona Reserva de la Biosfera. Eso incluye estudiar con los técnicos y presentar un trazado alternativo.

Lara Méndez adelantó que si se confirma que la obra afecta a un kilómetro de carballeiras en el paseo del Rato hará lo posible para defender el patrimonio natural

Esto es algo que ya hizo el grupo municipal de Ciudadanos, el primero en alertar de los daños que podría causar esta obra. Fue el concejal Juan Vidal Pardo el que propuso que la carretera uniera la rotonda de la carretera de A Fonsagrada con N-6 en la rotonda que está junto al hotel Torre de Núñez, en lugar de la de A Tolda de Castilla. Ciudadanos alertó además de que no solo se construye sobre un bosque centenario Reserva de la Biosfera, sino que también afecta a tramos del Vía Romana XIX y a la Vía Kunnig a Santiago.

"Se trata de un proyecto", indicó la también concejala Olga Louzao, "que Elena Candia quiere sacar ahora del cajón para que parezca que se hace algo por Lugo, pero la Xunta no ha presentado aún el proyecto definitivo. Si se mantiene este, se carga una Reserva de la Biosfera cuando existe una alternativa a ese despropósito".

"Aos nacionalistas", opina Ameijide, "só lles interesan as infraestruturas para unha foto"

Una alternativa también es lo que estudia en estos momentos el BNG, cuyo portavoz, Rubén Arroxo, espera poder presentarla "nos próximos días". El nacionalista niega también que la Ronda Este vaya a suponer un gran beneficio para el tráfico, ya que apenas influirá en el de As Fontiñas y solo supondrá "un aforro duns tres minutos para o usuario. Todos queremos mellores infraestruturas, pero queremos esta ao prezo dun espazo como a carballeira do paseo do Rato? Hai que reflexionar", recomienda el teniente de alcaldesa, que cree que, "a día de hoxe, Lugo pode vivir sen a Ronda Este, non é algo que se faga por problemas de tráfico".

Los argumentos de Arroxo causaron la reacción del PP, cuyo viceportavoz municipal, Antonio Ameijide, reconoció que "non nos sorprende que o BNG diga que está en contra de completar a Ronda Este para vertebrar a cidade sen dar alternativas. Estas manifestacións certifican a reaparición do BNG máis rancio".

"Aos nacionalistas", opina Ameijide, "só lles interesan as infraestruturas para unha foto ou un chío enxeñoso pero, á hora da verdade, seguen pensando en pequeno e, deste xeito, coa súa mentalidade cativa nunca poderemos facer un Lugo grande".

Comentarios