La Xunta someterá a un nuevo estudio ambiental el proyecto de la Ronda Este

"Consideramos que merece un gran acordo no que participen as distintas administracións e colectivos sociais", apunta Javier Arias
Zona en la que desembocaría la Ronda Este. SEBAS SENANDE
photo_camera Zona en la que desembocaría la Ronda Este. SEBAS SENANDE

La Xunta someterá el proyecto de la Ronda Este a una nueva declaración de impacto ambiental. Se da el paso buscando el consenso y también dar la mayor seguridad jurídica al vial diseñado para completar la conexión del Hula con A Tolda, desde la carretera de A Fonsagrada. La construcción del vial cerraría la circunvalación de Lugo desde el cruce con la carretera de Oviedo y la Ronda Norte hasta la N-6..

El delegado de la Xunta, Javier Arias, anunció la decisión de elaborar una nueva declaración de impacto ambiental, un paso que se da a raíz de las alegaciones presentadas al proyecto y los informes recabados en el período de información pública, dijo.

Arias destacó que esa carretera ha sido largamente demandada en la ciudad y manifestó que, antes de que la Xunta consiguiera la financiación para construir el vial, "todos entendían" que era fundamental para la ciudad. Sin embargo, una vez que se consignaron los veinte millones necesarios para la obra y que se mejoró el proyecto original para que tuviera un impacto mínimo en el paseo del Rato, la Xunta se encontró con que se ponían palos en las ruedas para entorpecer la obra, sostuvo.

Con todo, Arias dijo que la Xunta considera que se trata de una infraestructura que no puede generar división, si no que debe ser fruto del acuerdo y el consenso. Por ello, manifestó, el Gobierno gallego sigue trabajando en el impulso de esa infraestructura, que se ha pensado para "un Lugo en grande", aseguró.

Esa es la razón, argumentó, por la que se va a seguir desarrollando el proyecto con la mayor seguridad jurídica y buscando un gran consenso en la ciudad. 

Para ello, la Xunta volverá a solicitar informes sectoriales y los estudios que sean "precisos", ya que se trata de una obra de gran calado, que merece un gran acuerdo del que puedan participar las distintas administraciones y colectivos sociales, afirmó Arias. 

El proceso se pondrá en marcha de manera inmediata, con el fin de no demorar más de lo indispensable una inversión de veinte millones que permitirá vertebrar las conexiones con el sur de la ciudad, abriendo una vía más agil y segura hacia la N-6 y la Avenida de Madrid, pero facilitando también los accesos hacia los polígonos de O Ceao y As Gándaras, subrayó el delegado.

La decisión de la Xunta fue recibida con "satisfacción" por la alcaldesa, Lara Méndez, que opinó que el Gobierno gallego "entra en razón" y asume que era "acertado" el criterio defendido en sus alegaciones por el Concello, la Diputación y diversos colectivos sociales, que pedían una nueva declaración de impacto ambiental.

Méndez dijo que es necesario lograr un trazado para esa vía que no atente contra el ecosistema natural ni contra el patrimonio natural y paisajístico, ya que es necesario "conciliar" las necesidades de movilidad de la ciudad con la protección del entorno ambiéntal, manifestó.

Añadió, a la vez, que el Concello de Lugo mantendrá la "mano tendida" para colaborar con la Xunta en el proyecto, aunque advirtió que espera que el anuncio no tenga que ver con el próximo proceso electoral en Galicia.

El BNG, sin embargo, se mantuvo en su postura contraria a la construcción de la Ronda Este. "A Xunta ten que protexer o paseo do Rato e non seguir adiante cunha rolda Leste que destruirá o noso patrimonio natural", manifestó Rubén Arroxo.

El teniente de alcaldesa aseguró que la Xunta no considera necesaria la Ronda Este para reducir la congestión en ningún otro vial de la ciudad e insistió en que "non se pode destruír o cinto verde de Lugo para reducir un desprazamento en pouco máis de tres minutos".

El cinturón verde de Lugo es un espacio que cualquier ciudad desearía tener y el BNG trabajará para no se destruyan zonas verdes "para crear unha nova autovía", dijo.

Lugo ha avanzado en sostenibilidad urbana y reducción de la huella de carbono gracias al BNG y se va a oponer a que se den pasos atrás con el PP, afirmó Arroxo.

Ejes del proyecto: Un vial sobre el parque

El proyecto de la Ronda Este es antiguo. El estudio de impacto ambiental existente es del año 2005 y la Xunta defendía que seguía siendo válido.

No obstante, la propia Xunta introdujo cambios en ese proyecto técnico que se había sometido a evaluación. La modificación fundamental fue la eliminación de un gran viaducto previsto inicialmente y del que ahora se quiere prescindir para reducir el impacto de la obra.

El vial iría por encima del parque del Rato y atraviesa grandes carballeiras.