martes. 10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo

La voz del currante dominicano

Victor Franco, el rapero del videoclip 'Currante'. VICTORIA RODRÍGUEZ
Victor Franco, el rapero del videoclip 'Currante'. VICTORIA RODRÍGUEZ
Víctor Franco describe, a ritmo de rap y en un videoclip, los prejuicios que hay hacia los inmigrantes cuando intentan buscar trabajo

Víctor Franco –Omni Viktor, nombre artístico– no lo puede decir más alto y más claro: "No mires mi color, mírame por dentro. Soy una persona, no un documento". Con estas palabras, a las que Omni Viktor les puso música a ritmo de rap, este inmigrante dominicano -que llegó hace seis años a Lugo- resume lo que, desde sus orígenes, quiso expresar a través del videoclip, Currante, que subió a Youtube -donde estrenó un canal-, Instagram y Facebook.

"Aguanté lo que no te puedes imaginar durante estos seis años. Lo más difícil es adaptarse pero, en esos momentos, pensaba en mis tres hijos: Rommel, de 8 años; Christian, de 6, y Laia, de 1, y salía adelante. Aquí hay una gente maravillosa, Lugo es una linda ciudad pero... Latinoamérica es distinta y hay muchos inmigrantes que no se quieren adaptar a la vida de aquí, donde hay otro ritmo de trabajo, unos horarios de entrada y el jefe te exige más. Allá es de otra manera, más relajada, y cuesta adaptarse. Nos cuesta entender el sistema de trabajo de aquí y eso es lo que hace que muchos compatriotas acaben renunciando a un empleo y marchándose", afirma Víctor.

Este inmigrante dominicano llegó a España porque sus padres ya estaban aquí. A su vez, él se trajo a sus hijos y a su mujer. "Para mí venirme fue una oportunidad para rehacerme y no me arrepiento de haberlo hecho", indica.

"Los primeros trabajos que encontré fue en el campo: recogiendo patatas y leña, algunos en negro"

Víctor vendió ropa en su país e hizo un curso de técnico de reparación de ordenadores. A los tres meses de venirse a Lugo, decidió matricularse en cursillos mientras no encontraba trabajo e hizo tres: uno de asistente a dependientes, en Cruz Roja; otro, de refrigeración industrial, en el CIPF As Mercedes, y un tercero, de control de plagas, en el centro de estudios Cacumen. Esta última formación fue la que le permitió, finalmente, encontrar un trabajo estable tras haber pasado por varios puestos precarios, donde le pagaban en negro, en el sector de la agricultura. "Los primeros trabajos que encontré fue en el campo: recogiendo patatas y leña, algunos en negro. Finalmente, conseguí meterme en la empresa Tecmalin, dedicada a la limpieza industrial y al control de plagas. Allí llevo tres años", cuenta.

Víctor se desmarca del estereotipo juerguista que los españoles tienen de los dominicanos y alega que su adaptación fue fácil "porque mi forma de ser es tranquila, no es de hacer mucho ruido y ese es el mensaje que quiero lanzar a los jóvenes con este videoclip, que puedes gozar sin ir contra la ley y las costumbres".

"Los lucenses piensan que todos vivimos de las ayudas sociales y que a ninguno nos gusta trabajar"

Otros estereotipos que los lucenses se hacen de los dominicanos es -según manifiesta Víctor- que estos viven de la concesión de ayudas sociales y que a ninguno le gusta trabajar.

VIVENCIAS. "En el videoclip, explico lo que yo viví desde el principio aquí. Mucha gente piensa que nosotros vivimos de las ayudas pero también el color de la piel supone una barrera. A mí siempre me preguntaban lo mismo: "¿Pero a los dominicanos os gusta el trabajo?", confiesa Víctor.

Este tipo de actitudes se observan, sobre todo, entre los adultos que muchas veces reaccionan con un sentimiento de desconfianza e incluso miedo ante la presencia de inmigrantes latinoamericanos.

"Ven a alguien con la piel más oscura y lo que hacen es cogerse el bolso para que no se lo lleve"

"Ven a alguien con la piel más oscura e, instantáneamente, hay gente que tiene un sentimiento de peligro y lo primero que hacen es cogerse el bolso para que no se lo llevemos", afirma.

Con Currante, Víctor Franco pretende borrar esos estereotipos y ser la voz de aquellos dominicanos que trabajan y que están en España para labrarse un futuro mejor. Ya lo dice el estribillo: "Yo vine a trabajar, yo vine a luchar. El pan de cada día lo voy a "gosiar" (negociar). Si yo puedo, tú puedes. Bregue lo que bregue".

"Solo unos cuantos dominicanos viven de mala forma. Los que son malos son pocos, pero hacen ruido", insiste.

Víctor Franco se declara "un enamorado de la música" y ya tiene en mente dos proyectos más, que verán la luz antes de final de año y en el que sus sentimientos cobrarán de nuevo luz.

"El primero de los videoclips se titulará Dolor y en él pretendo reflejar lo difícil que ha sido llegar hasta ahí. El segundo todavía no lo tengo tan claro pero tratará sobre algo sentimental y estará centrado en describir mis sentimientos", asegura Víctor Franco.

La voz del currante dominicano
Comentarios